Este es uno de nuestros programas

Música directa al corazón

Ya sea  en forma de coro, ya sea en forma de orquesta de cámara o de percusión, este programa siempre tiene la puerta abierta a la música. A la música que hace vibrar al profesorado, a la música que hace cantar al alumnado, o a la música que hace bailar a todo un centro educativo.
La música en directo siempre emociona, pero mucho más si somos parte de ese sonido que se expande hacia todos lados y nos permite sentir las vibraciones de unas cuerdas, o el aire al salir por orificios, ó sentir  los parches del tambor al golpearlo.
            Cada instrumento tiene su especial sonido, con el que nos sentimos más o menos identificados, pero para aquellas personas que no han estudiado música previamente, los instrumentos de percusión tienen una atracción particular por considerarlos más fáciles de tocar aun si tener muchas nociones.
            Esta consideración lleva a los docentes a acercar a los niños y niñas esa posibilidad de formar un conjunto en donde todas participen produciendo un ritmo reconocible dominando los silencios y el golpeo. La experiencia es sin duda espectacular y muy gratificante.
            El tambor es un instrumento musical, usado popularmente y que permanece desde la antigüedad hasta nuestros días, significando las marchas militares o religiosas, engrandeciendo las tamborradas de algunos pueblos ó  marcando el paso de algunas manifestaciones.  Ahora también los podemos escuchar en centros educativos dando al alumnado la posibilidad de hacer sonar una variedad grande de instrumentos de percusión que en la mayoría de las ocasiones no son permitidos, por su alta sonoridad. Sin embargo cuando viven estos momentos,  la música les llega directa al corazón.
Invitado: Juan Manuel Hermosilla Avellaneda,  profesor de música, percusionista.

            “La percusión como estudio es muy joven, no es comparable con el piano que puede tener unos 300 años. La percusión desde el punto de vista académico tiene que tener unos 40 años en España. Música y percusión siempre ha habido, pero está la rama académica de conservatorio y la rama de la calle. Hay un mundo en el que sí tienes que estudiar ciertas cosas, es el mundo de la Escuela de Música, pero luego está el de la calle. Lo que hay que hacer es fusionar eso porque son dos líneas  muy separadas y coger lo mejor de ambos mundos.  Por ejemplo Ahora cada vez más están surgiendo los estudios de batería porque antes no existía un grado elemental, o un grado medio o superior de batería de jazz; ya están empezando a surgir, pero todavía está un poco verde el que una persona quiera estudiar percusiones del mundo, quiera ser profesor de africano, de brasileño y haya un título oficial de eso. Hay muchas personas que sienten la música, aman la percusión se forman como pueden y son profesores. Eso es maravilloso, lo que pasa es que hay que regular porque hay gente que es muy buena pero también hay otras que no lo son. Pienso que hay que regularlo para conseguir los máximos beneficio para todos, porque si alguien trabaja de algo, que se respete su profesión y su trabajo porque son horas  y ese esfuerzo es dinero en inversión y ya sea un académico como un músico de calle, hay que respetarlo”

“La percusión dentro de todos los instrumentos musicales es el más kinestésico, el más  corporal, y los niños en estas edades son terremotos. Son niños que necesitan sentir lo que hacen y tocar lo que hacen, por eso la percusión es un instrumento buenísimo para ellos” (J. M. Hermosilla)

No hay comentarios: