Este es uno de nuestros programas

Homenaje a nuestros docentes




No puede haber mejor inicio de la temporada de un programa educativo como es Puerta Abierta que comenzar rindiendo un sincero homenaje a todas y todos esas personas que nos dejaron una gran huella cuando nos enseñaron, en la escuela, el instituto, la universidad, o en cualquier otro lugar donde estuvimos.
            Cuando hablamos de educación en muchos casos nos hace evocar a las escuelas primarias en las cuales la relación afectiva con el maestro era cercana, sobre todo por la cantidad de horas que se pasaban juntos. Hoy ni en la Primaria podemos decir que se tiene un solo docente a cargo de un grupo clase. El trabajo se reparte entre varios de manera que el efecto del contacto, o del conocimiento mutuo se disipa entre varios.
            Enseñar haciendo repetir las preguntas o cuestiones del libro de texto, no nos va a dejar huella. Es posible que memoricemos las respuestas. Es posible que sirva para las calificaciones de las evaluaciones continuadas, que no es continua, de las que algunos docentes abusan porque no se fían de lo que ven o escuchan en el día a día.
            Los libros no nos educan, pueden darnos conocimientos que podemos absorber, pero la educación la recibimos de los docentes, de quienes enseñan, y enseñan un camino, de ahí el origen del verbo latino doceo: enseñar y el sustantivo docens: el que enseña.
            Educar deja una huella mas allá de lo que se ha aprendido; nos deja la impronta inolvidable de un hacer bien hecho, de una explicación dirigida a cada alumno, conociendo la capacidad de cada uno, o un  apoyo significativo en una determinada situación.
            Hoy comenzamos el curso rindiendo un homenaje a aquellas y aquellos que nos enseñaron y dejaron en nosotros un recuerdo imborrable.

- Isabel Águila Cano, ha recordado a Paco, su profesor de Matemáticas en la Universidad.
- Mónica Pérez Pérez recuerda mucho a Piedad a su maestra de EGB en el Colegio Alto Almanzora.
- Juan Manuel Cortés recuerda a Fernando Gascól, como modelo de profesor universitario.
Algunas personas recuerdan el apasionamiento de su profesor por una determinada materia, por su sabiduría y la forma en que se expresaba o que los hacía trabajar para descubrir unos datos. Estos docentes suelen favorecer que su alumnado se decida posteriormente sobre su misma materia. Desarrollan el interés por aprender y los hacen disfrutar de sus conocimientos.
- Juanfran García recuerda a su profesor Jose de 5º y 6º de Primaria sabía hacerte cercano lo que nos parecía lejano o inútil. Sus clases siempre tenían algo especial.
- Miguel Rosa da el homenaje a la madre Emilia,  una monja del colegio de la Compasión. Aquello fue enamorarme de la escuela.
- Santi Macarro, recuerda a D. Antonio Carmona, profesor de Naturales, por que despertó la vocación por la Biología en muchos de nosotros.
            Otras personas recuerdan a su maestra o maestro, recuerdan una relación, una sonrisa, un comentario un apretón en el hombro, porque todos esos gestos dicen mucho al alumnado que siente el apoyo, la comprensión, o el afecto. Otras personas recuerdan una forma de dar una asignatura, o una materia que decidió su elección en el futuro.    Algunas más recuerdan una actitud hacia la enseñanza, hacia qué era lo importante de transmitir. Crean un ambiente relajado en las clases que da confianza y no asusta. El aprendizaje se produce en una atmósfera tranquila.
Estos otros recuerdos son el homenaje a su labor:
- Para Concha Colmenero su primera maestra, Carmina, era adorable. Me gustaba tanto estar en la clase que decidí ser como ella.
- Para Leonor Osuna: La señorita Rosa Carmen me dio clases en 5º en el colegio de las Calasancias y nos trató como mujeres y nos habló por primera vez de la regla.
- Mari Luz Montesinos, recuerda a Horacio Raposo por su manera de explicar las ciencias naturales  yo disfrutaba sus clases de forma increíble. En COU Emilio Bochín en el Instituto de Camas fue una experiencia inolvidable.
- Para Irene García, fue absolutamente decisiva su profesora Araceli en el Instituto Velázquez y le descubrió la Biología.
            Los docentes saben que la sociedad en la vivimos hoy es diferente de aquella en la que estudiaron ellos. Hoy se pueden cambiar algunas páginas de los libros porque ya no son así.  Y del mismo modo, hoy en día a través de muchos medios se adquieren conocimientos que no están en los libros y que sin embargo el conocerlos nos puede formar un espíritu crítico y ciudadano que nos favorece para entender el mundo en el que vivimos y en el que viviremos.
            ¿Cuándo se enseña ese espíritu crítico? Es el profesorado, si lo lleva consigo, el que origina diálogos y análisis en las clases que aporten al alumnado su faceta de ciudadano y su responsabilidad.
Nuestros invitados e invitadas siguen homenajeando a sus docentes.
- María García Chaves recuerda con mucho cariño a Sor Marta, en el colegio Salesianas de San Vicente, porque confió en mí para que participara con una frase en el Belén de Navidad.
- Pilar Rubio, recuerda cuando estudiaba 6º de Bachiller en el Instituto Fray Andrés de Puertollano, a su profesora Margarita Peñamaría: me llamó la atención su manera de explicar de forma extraordinaria, y mi gusto por la Historia se lo debe a ella.
- Julia Jara, recuerda con muchísimo cariño a su maestra Manoli, porque animaba a mi madre a que yo estudiara fuera del pueblo con una beca. El deseo de estudiar se lo debo a ella.
- Pilar García, Mi maestra de 6º y 7º Pilar Pérez, en el Colegio  Rodríguez Marín de Osuna. Recuerdo me daba Lengua e Inglés, recuerdo su energía y el dinamismo en sus clases. No solo me enseñó su amor por la docencia sino su atrevimiento en enseñar lo que tocara. Ella era mi madre y mi naturalidad y entusiasmo en mi forma de dar las clases ahora, se lo debo a ella.

Felicitamos a todas aquellas las personas que han recibido  hoy en nuestro programa el recuerdo de algún alumno o alumna que tuvo la suerte de compartir horas de aprendizaje, horas de educación con ellos. Sabemos que son muchos más los que desde su aula, desde su centro lleva a cabo una labor que no se extinguirá en el tiempo. Quedará fijada en su alumnado.

¡¡AL PARQUE!!



Los parques infantiles que hoy disfrutan nuestros niños y niñas han tenido una trayectoria hasta llegar a lo que hoy son.
Parte de nuestra audiencia, entre los 30 y 40, recordará aquellos columpios, balancines o toboganes de hierro donde jugaba en los parques y jardines de la ciudad o del pueblo.
Otra parte, mayores de 60, recordarán que sus juegos cuando pequeños eran en la calle. Calles sin asfaltar, sin coches que eran el lugar de juego a la comba, a la lima, al corro, a pasar la calle, a las chapas etc.
En los pueblos, siguen siendo muy  populares las plazas donde  se socializan los niños desde pequeños, jugando a juegos sin elementos físicos en la mayoría de los casos.
En las escuelas se seguían de forma paralela las mismas filosofías. Los patios de recreo eran espacios de tierra, vacíos, sin  elementos materiales para estimular el juego infantil. 
Hasta que aparecen las investigaciones sobre las capacidades que desarrolla los juegos y la necesidad de estimularlos para el crecimiento motórico, relacional y emocional.
Estas teorías sobre la importancia del juego en la infancia, llegaron, pues, antes a los centros educativos que a los espacios al aire libre y son el origen del desarrollo de materiales específicos para distintas habilidades y capacidades. 
Los parques infantiles son un logro de esta sociedad para brindar a los niños y niñas la oportunidad de jugar en un espacio al aire libre, de una forma controlada, limpia y mas segura; pero quizás habría que analizarlos para conocer si cumplen verdaderamente su función socializadora y creativa.
 Hoy hemos hablado con el grupo Cuarto Creciente de la importancia de algo que hacemos casi a diario con nuestros hijos y nietos, llevarles al parque.
El grupo Cuarto Creciente está formado por cuatro arquitectas aunque hoy nos han visitado tres:
- Virginia Navarro
- Laura Organvidez
- Ana Parejo 

Estas son algunas de sus intervenciones:
- L.Organvidez - "Yo bajaba al parque que había detrás de casa. Desde la ventana de mi casa se  veía el parque. Mis amigas vivían también allí cerca y nos bajábamos cualquier juguete, muñecas, lo que fuera a la calle. Debajo de casa había una calle peatonal y allí aprendimos a montar en bicicleta, a patinar, nos llevábamos los juguetes, y subíamos y bajábamos solas".
A. Parejo -"Cuando el niño empieza a gatear y lo llevas a un parque, no sabes donde ponerlo. Hay areneros pero pocos y a veces de grava, con lo cual son peligrosos.  Los parques son muy pequeños y los mayores que corren los pueden pisar. 
En los parques no están recogidas todas las edades, ni todos los tipos de juegos. Eso es en lo primero que te fijas. Todos los parques son muy parecidos y no hay grandes diferencias entre uno y otro.
A mi hija le encanta pintar en el suelo y no tiene ningún sitio donde hacerlo en los parques.
(En referencia a los elementos que hay) Los niños no juegan de esa manera, se tiran del tobogán, hacen una cola, se tiran del tobogán, hacen una cola, y así una y otra vez ...entonces no se adaptan al juego de los niños.
Esto fue lo que nos hizo reflexionar un poquito". 
- V. Navarro -" Nos llamó la atención que todos los parques son iguales. Reflexionando un poco sobre ese tema, hay una especie de equipamiento stándar que parece que responde mas a la seguridad del niño que al mismo juego. Los suelos son de caucho, el tipo de material con las esquinas redondeadas...según hemos investigado, todo está pensado para evitar roturas, no te rompes la pierna  o el brazo...Pero de pronto se han perdido dos cosas muy importantes:  por un lado la  variedad de juegos y por otro que al no existir las comunidades de vecinos como las de antes que se conocían todos,  el niño, al no poder moverse solo, tu necesitas llevarlo a un parque de juego. El niño o va a un parque de juego o no tiene nada. Por eso los parques adquieren una importancia extraordinaria, porque si el parque no está bien desarrollado, o no está bien hecho, las actividades que dice Ana, un niño no las puede hacer".
- D.D. Qué elementos echais de menos en un parque infantil:
- Elementos moldeables, agua, arena, y elementos naturales: árboles, plantas de diferentes colores, senderos con diferentes texturas para ir descalzos. Piezas inacabadas para que el niño se acerque a ellas poniendo su imaginación.

Como éste (foto) en la que los niños no tienen a sus madres alrededor mientras juegan con agua y arena.