Este es uno de nuestros programas

¿CÓMO COMO?





En general, no nos preocupamos de la salud hasta que no aparecen los primeros problemas, en términos globales esto sucede cuando somos adultos, pero la salud de un adulto tiene que ver también con la educación para la salud que recibió cuando era pequeño y más tarde cuando fue joven.

Uno de los principales aspectos que se deben de tener en cuenta para tener una buena salud es la creación de hábitos alimenticios saludables en la población infantil y juvenil.

Aunque suene a contradicción, la alimentación constituye uno de los problemas más importantes con los que nos encontramos en una sociedad que tiene cubierta las necesidades alimentarias, debido por un lado, al exceso de ofertas de productos industriales,  a la falta de tiempo de las familias en las que trabajan los dos progenitores y recurren a una comida fácil de preparar  y por otro lado también a la escasa  formación que se tiene sobre este campo de la salud.

La educación para la salud y la formación de hábitos saludables ha llegado a ser considerada tan importante para la juventud actual que se ha llevado hasta nuestros centros educativos para de esta forma poder llegar a todos los agentes que participan en esta área, no solo el alumnado sino que en esta formación tiene que participar el profesorado y también  las familias que  tienen un protagonismo especial pues si éstas se involucran en este aprendizaje, los resultados serán más evidentes y satisfactorios.

Esta tarde en Puerta Abierta hemos hablado con Mónica Muñoz Conde, coordinadora de CEJOS, (centro de atención juvenil, especializado en el ámbito de la salud) acerca de la alimentación de los jóvenes,cómo comen, cuáles son los trastornos alimenticios que presenta la juventud y cuales son los hábitos que deben adquirir para  tener una vida sana.

" Vivimos con en un escaparate de una pastelería. Es la publicidad sobre todo con adolescentes. Es muy fuerte en lo que es el consumo de refrescos, de aperitivos, de bollería industrial; el mundo del consumo ha cambiado sobre todo los hábitos. 
En Primaria si se trabaja la alimentación desde el profesorado, pero cuando llega a Secundaria hay que actuar de otra manera porque los referentes se cambian, las autoridades se cambian; la adolescencia es una época de transgredir normas, cuestionar autoridades, entonces hay que cambiar las formas de intervenir con ellos. 
La familia tiene un papel fundamental en la educación y en la alimentación más todavía. Cuando los niños son pequeños le pasa lo mismo que al profesorado que si le dicen, los niños y las niñas comen; a una cierta edad el tema alimentación queda oculto por otros temas como el estudio o las salidas.
Cuando trabajamos la alimentación trabajamos la autoestima y el autoconcepto porque si no te quieres, no te cuidas.

Nosotros no entramos en cosas muy técnicas sino que reflexionen  sobre cómo comen, que tienen que comer de todo que es muy importante porque su cuerpo llega a ser el de una persona adulta  y se tiene que desarrollar plenamente y para eso también hace falta mover el cuerpo".

No hay comentarios: