Escucha NEO FM online

La librería de mi barrio

Hay determinadas épocas en el año en la que algunos temas se hacen más visibles y más audibles. Los medios se refieren a ellos intensamente y como consecuencia la población percibe su importancia.  Este es el caso de la Feria del Libro, celebración a nivel nacional. La lectura y los libros y sus autores se convierten en protagonistas por unos días. La presencia de librerías y editoriales con profusión de publicidad, animan las plazas y  espacios públicos para enganchar a los futuros lectores.
Puerta Abierta se ha desplazado sin embargo a una librería de barrio, donde se inculca el placer de tocar los libros, hacerlos objetos de vista, de tacto, de olfato y de oído. ¿Qué más se puede pedir?
La librería El erizo de papel, tiene un espacio pequeño que estira y se vuelve grande cuando invita a los niños y niñas del barrio a escuchar Cuentacuentos y Lecturas o música. Es pequeña pero un lugar acogedor porque acoge todas las iniciativas que le ofrecen.  Orienta y aconseja libros para los papas y mamás y hace propuestas desde las estanterías para presentarles lo nuevo y lo alternativo.
            Su relación con el entorno  en el que se encuentra, llega a dar cabida también a los autores y autoras del mismo barrio promocionando también la escritura. No hay libros sin escritoras/es.

            Es el papel perfecto de una librería de barrio: facilitar el contacto con los libros para todas las edades, animando a entrar en este pequeño mundo de libros en donde cada rincón te puede ofrecer la oportunidad de  vivir una aventura y desarrollar tu imaginación.
-          Sandra Poblet López. Es Ingeniera agrícola y antropóloga y  finalmente ha vuelto a su antiguo barrio donde disfruta con una nueva ocupación: su pequeña librería de barrio.
-          Luisa María Martín Alonso. Es maestra, profesora de inglés y escritora de libros para niños.
Luisa Mª es maestra, profesora de inglés, poeta y es abuela. Todo este curriculum le permite acceder con facilidad y sensibilidad al mundo de la fantasía infantil.
Ha escrito varios libros,  Nanas de luna, Apuntes para un poema, Versos de sol, Rimas de mar y Adivitijos.

S. P. “Es más sencillo empezar con niños y jóvenes por el entorno en el que estoy que hay muchos colegios cercanos, y también porque es más sencillo traer a personas que escriben para niños porque son más cercanas. Como te hablaba, incluso dentro del mismo barrio, he encontrado a escritores, escritoras, poetisas que se han ofrecido muy gustosamente a participar y creo que es muy bonito poner en valor las obras de las personas que viven aquí cerca. 
Las cuatro presentaciones que hemos hecho de libros han sido cuentacuentos de autoras que son de Sevilla, de Huelva, de Cádiz; y es bonito porque no todas las escritoras tienen la posibilidad de difundir su obra. Desgraciadamente el mundo de las editoriales es un mundo difícil. Que te editen un libro es difícil y además si es un libro con tirón, mucho más. Es muy bonito dar la oportunidad y que los propios niños y niñas puedan hablar con las personas que han  ilustrado o que han escrito. 
 L. M. “Yo soy maestra, y empecé a escribir porque, soy maestra de inglés, pero cuando empecé allá por los  años 80  en Rosal de la Frontera, fronterizo con Portugal, me encontré que no se impartía inglés en las escuelas, se impartía francés; entonces tuve la suerte infinita de encontrarme con párvulos, se llamaba así el infantil de cinco años. Al encontrarme con aquellos niños y descubrí el mundo de la poesía. A esos mismos alumnos los llevé a primero de primaria, y vi que la poesía era una herramienta muy útil, Gloria Fuertes, Lorca, Celia Viñas, Machado para niños,  siempre se ha escrito poesía infantil por todos los poetas, los más grandes que podamos encontrar y la verdad es que era una herramienta que me acercaba también al mundo de la música, que a mí me encanta y a los niños les hacía muy fácil, muy cómodo muy ameno, muy mágico el encontrarse con la lectura y la escritura también. Los primero pinitos los hice cuando somos adolescentes, como aquello que cantaba Mari Trini, ¿Quién no escribió un poema…? Pero más de lleno, fue una vez que me metí en el mundo de la docencia con estos niños pequeños”.
La mañana del cuentacuentos en la librería del barrio fue muy completa porque los niños y niñas reunidos en la librería disfrutaron de las poesías, de los adivitijos y de las canciones de Luisa Maria.    Realmente es una forma de acercar a los niños y niñas a las librerías, de hacerlas vivas y participativas. 

No hay comentarios: