Este es uno de nuestros programas

Muerte accidental de las aves




Las miramos volar o posadas y admiramos, el diseño de su figura para el vuelo, la variada formas y colores de sus alas, o el atrevimiento al acercarse a el mundo de los hombres.
Las aves que viven en libertad en nuestro entorno, en buena parte son conocidas por nosotros, somos capaces de identificarlas al menos con su nombre popular y nos congratulamos de respetarlas, aunque no siempre ha sido así.
En épocas difíciles, todo servía para matar el hambre. De ahí nos ha llegado el dicho “todo lo que vuela, a la cazuela”, aunque este tipo de muerte no lo podamos considerar como “accidental”.
Ahora la sociedad intenta protegerlas, a las grandes rapaces para evitar su extinción en una zona, a las temporales de migraciones para que siempre encuentren el ecosistema que necesitan, a las pequeñas por su diversidad, etc.
Las normativas creadas para su protección son en su mayoría debido a las conclusiones de los trabajos de investigación que se han venido realizando para descubrir los motivos por los muchas aves mueren de forma accidental. Los estudios y las leyes van formando nuestra concienciación ciudadana.
Su capacidad de volar nos hace pensar que están fuera del peligro. ¿Será posible que sin embargo muchas de ellas mueran de forma accidental debido a la actividad humana? ¿A qué actividad nos referimos?
Nuestra invitada es Manuela de Lucas, investigadora de la Estación Biológica de Doñana-CSIC, especializada en estos temas.

-          M. d. L. “Desde que nosotros empezamos a vivir y sobre todo en ciudades necesitamos vías de transportes, tendidos eléctricos, edificios grandes, y todo eso interfiere en la vida diaria que llevan las aves. Y en muchos casos supone un peligro para ellas ocasionándoles en muchas ocasiones una muerte accidental, porque no se hace de una forma consciente. A día de hoy sabemos que pueden sufrir colisiones con edificios que son altos, con rascacielos, con edificios de dos o tres alturas, con los cristales. Sufren colisiones y electrocuciones con los tendidos eléctricos, sufren atropellos en las carreteras, sufren muertes por colisión en los parques eólicos. Otra causa es el veneno, que se pone el campo de forma para controlar una serie de poblaciones como zorros (aunque esto está prohibido) y pueden afectar a las aves, por ejemplo un águila o un buitre, que pueden ir a comer del animal muerto y también mueren.

...Los gatos asalvajados son la principal fuente de pérdida de biodiversidad en el mundo. Aunque parezca increíble son animales con un instinto muy cazador y se ha visto según estudios en Norte América y en Europa que cazan muchísimos pájaros y suponen la principal pérdida de biodiversidad por encima de cualquier otro, incluso de la contaminación o el cambio climático”




“Se necesitan normativas y también Educación”


No hay comentarios: