Este es uno de nuestros programas

VIVIR PARA APRENDER








Para todos aquellos que creemos que la educación es una fuerza que nos permite hacer cambiar la sociedad de forma positiva, relegarla únicamente al tiempo de la escolarización no es posible, al igual que tampoco lo es si la entendemos sólo como la recibida de una forma reglada.
         Hace tiempo que la educación dejó de entenderse como la formación recibida en la escuela o en las carreras exclusivamente, para empezar a entenderla como una educación permanente en cualquier espacio o tiempo, esto es una educación a lo largo de toda la vida.
         Porque se aprende desde que nacemos, la educación forma parte de nuestro proceso de crecimiento, bien sea en la familia, en la escuela, en el barrio, en los viajes o en el trabajo, la vida es un continuo aprendizaje.
         La sociedad actual demanda la formación en muchos y diferentes ámbitos desde la atención a la diversidad social y cultural de las personas, hasta la etapa post laboral y por ello la educación no Formal atiende necesidades como la prevención, la reinserción laboral, la integración social, y también da infinitas posibilidades a los que desean seguir aprendiendo como lo han hecho hasta ahora.
         La educación permanente comenzó siendo un sinónimo de la educación de adultos cuando se realizaban en cursos nocturnos, hoy día tiene un carácter globalizador y representa la educación del siglo XXI, educación en la que se involucra toda la sociedad, porque todo puede ayudarnos para seguir aprendiendo.
Son muchos los autores que manifiestan que la Educación Permanente se ha convertido en una necesidad social e individual. Pero no todos accedemos a ella de la misma forma, la educación permanente es fruto de un estado de ánimo, de una actitud ante la vida, una cualidad que debemos desarrollar.

Dos invitadas al programa la teoría y la práctica. 
- María Ríos, Doctora en Pedagogía, Orientadora escolar, profesora de la Uned y de la Upo, escritora de dos monografías acerca de la Educación Permanente y el Aprendizaje para toda la vida.
- Gloria Romero ama de casa con inquietudes, aficionada a la posía y el teatro. Es alumna del Aula de la Experiencia.

M. Ríos: "La Educación Permanente es a lo largo de toda la vida y cubre todas dimensiones del desarrollo de la personalidad. Según el Informe Delors de la UNESCO una es la Académica, otra la Técnico Profesional, otra es Personal  otra es Social. Si se cubren esas cuatro dimensiones se cubre todo el desarrollo de la persona. 
Comenius fue uno de los primeros que dijo que la Educación debería de ser permanente. Europa ha visto necesaria que la Educación se siga fomentando para levantar Europa a todos los niveles. Esencialmente a nivel social para que los ciudadanos puedan convivir y el respeto entre todos. 
La Educación es un cambio de perspectiva, ya no es la parte académica basada en la adquisición de conocimientos sino que se amplía, se dilata el concepto y abarca todo sin límites temporales ni espaciales. Habrá personas que estudien para optar a un puesto de trabajo unos años pero después para otra cosa, porque sus inquietudes personales se lo exija".

G. Romero: "A mí me han dejado huella mis profesores. Me he ido al Rectorado siguiendo a un profesor de Literatura increíble. Era tan bueno que abría los ojos, a mi me han dejado huella. Yo me siento como una joven, porque espero la hora de las clases como la que espera un novio. Yo estaba deseando ir a las clases. Yo estoy muy agradecida a los profesores y profesoras porque para mí ha sido una realización en mi vida y yo sigo". 

Nos han dado un baño de todo lo que significa la educación en cualquier tiempo y lugar para llegar a un Humanismo globalizado y otro baño de ilusión y de una actitud positiva y activa ante la vida para seguir aprendiendo y formándonos.

         Al finalizar nuestro programa nos sentimos más fortalecidos al comprobar que también formamos parte de la Educación Permanente, contribuyendo a crear en todos nuestros oyentes esa actitud necesaria para aprender a lo largo de la vida.

LA EDUCACION EN BÉLGICA























El sueño de la unificación europea comenzó con la entrada del euro como moneda única para todos los países del continente, esto nos ha permitido entre otras cosas viajar con la comodidad de no tener que hacer cambios de moneda ni mentales ni en los bancos y enriquecernos con el conocimiento de la historia o de la naturaleza de otros países.
Sin embargo esta forma de conocer Europa es breve y puntual, y por ello no nos vinculamos a esos países. Teníamos que pasar a otro nivel para que realmente se fuera haciendo realidad la comunicación entre los europeos.
La siguiente fase en esta labor le corresponde a la educación. Conseguir que los jóvenes y los profesores puedan convivir con otros iguales en otras familias con otros climas y otras culturas dará un conocimiento más real y mas cercano de los pueblos que configuran Europa.
La creación de programas europeos en el ámbito educativo, en donde se vaya entretejiendo una malla que mezcle culturas, lenguas, costumbres e historia es lo que ha hecho que sean tan populares en toda Europa los estudiantes "erasmos" de cualquier país.
Los programas Comenius, Erasmus, Grundtvig o Leonardo son algunas de las opciones que nos ofrecen la oportunidad de contribuir a la creación de esa conciencia europea que se irá haciendo realidad conforme se avancen en otras fases como la laboral unificándose los criterios de Bolonia para toda Europa.
Puerta Abierta ha querido contribuir a esta unificación haciendo que nuestros oyentes conozcan la política educativa de otros países y a sus protagonistas.
Esta tarde abrimos la puerta a Bélgica con dos representantes del programa Grundtvig:
- Anita D`Huis, profesora de Educación Física y ejerce de profesora de español de Adultos de Tongerem de Bélgica.
- Florence Moens, profesora de la Escuela de Idiomas de la  Universidad libre de Bruselas. Imparte clases a adultos.

"La mayoría son escuelas públicas pero también hay colegios concertados.
El profesorado no tiene   que hacer exámenes de oposiciones. 
En mi formación estaba incluida ser profesora.
En Bruselas después de la licenciatura se puede hacer un diploma de profesor pero que no es muy difícil. En Bélgica hacen falta profesores de Idiomas, Matemáticas y Ciencia así que es bastante fácil.
El sueldo es bueno.
Los niños empiezan con seis años hasta los doce y están en Primaria.
La secundaria son cuatro años.
La educación obligatoria es hasta los 18 años.
En mi región en cada pueblo hay una escuela primaria para los que viven allí. 
En Bruselas es diferente, hay muchos que quieren ir a las buenas escuelas y no hay plazas y es dificil entrar. Las escuelas donde hay 90% de inmigrantes y  se nota que el nivel del idioma francés es más difícil. Lo mejor sería tener una integración en todas las escuelas, pero ¿quien va a iniciarlo?
Antes era profesora en una escuela de Secundaria en Tongerem y había problema de disciplina. Pero como era profesora de Educación Física no tenía tantos problemas porque a ellos les gusta hacer deporte. Pero conozco a compañeros que lo tienen muy difícil sobre todo porque los padres se ponen al lado de sus hijos. 
Hay una Formación Profesional y trabajan con madera, hierro, electricidad. Están mejor preparados que antes porque tienen buenas máquinas modernas, la tecnología y la informática sirve  y la escuela se esfuerza mucho para que terminen buenos y motivados estudiantes. 
En mi región que es una zona rural, donde hablamos el neerlandés, aprendemos a los 11 años el francés, a los 12 años el inglés y a los 14 el alemán. Al terminar la Secundaria son cuatro lenguas". 

Nos han hablado sobre el sistema educativo belga, y de otras peculiaridades como son el plurilingüismo, la inmigración, las vacaciones y la posibilidad de acceder al puesto de docente sin tener que pasar por las oposiciones.

Terminamos el programa con la grata sensación de conocer un poco más sobre la educación en Europa, confiamos en tener más oportunidades de tener invitados o invitadas de otros países que nos permitan ir elaborando el mapa educativo europeo para nuestros oyentes.

JUGAR CON PISTOLAS





















En nuestro espacio radiofónico dedicado a los temas educativos, hemos tratado hoy un tema muy controvertido buscando la relación entre los juegos y entretenimientos de niños y jóvenes utilizando juguetes bélicos o de agresión y la posible influencia sobre futuros comportamientos violentos, y es que las noticias de sucesos en los que un menor ha intervenido en el hecho real de matar a compañeros o amigos con un arma de fuego, nos conmociona enormemente y acudimos al pensamiento de que la causa ha sido el ver películas o jugar con material bélico de forma que el impacto que nos ha originado la noticia se ve en gran parte aliviado al encontrar un motivo entendible y en la medida de lo posible, evitable.
          Es frecuente ver a niños desde el periodo de Educación infantil, hasta bien avanzada la pubertad jugar a matar, bien sea muñecos, a amigos, a animales o en las videoconsolas a los enemigos de algún grupo.
         Jugar con pistolas es bastante común entre los pequeños y los jóvenes pero también lo es para mayores, ejecutivos o simplemente trabajadores estresados que necesitan perder un poco de angustia o de ansiedad y contratan un tiempo de juego para adultos en el que el objetivo es disparar bolas de pintura que impacten sobre el otro equipo.
         Sin embargo un porcentaje muy alto de padres, madres y maestros piensan que este es un juego que viene estimulado por los medios de comunicación y que las películas violentas pueden generar agresividad en los juegos infantiles y por lo tanto no son buenas para los pequeños. De la misma forma en los centros escolares se recomienda a las familias que no compren material bélico a sus hijos para evitar esa costumbre de jugar a matar que se observa en los tiempos de recreo, bien sean policías, soldados o cazadores.

         Nuestro invitado, José Luis Carrasco Calero, psicólogo social y orientador del Instituto Nuevo de Tomares de Sevilla y tutor en la UNED. Es gran conocedor del mundo infantil y juvenil nos ha ayudado a entender estos juegos que han existido desde la antigüedad y en cualquier cultura y también la importancia de las relaciones de las familias con sus hijos e hijas y de un entorno equilibrado para evitar la agresión descontrolada.

         "Es importante empezar sabiendo lo que es el juego para el ser humano y no solamente para los niños. Desafortunadamente los adultos dejamos de jugar pero el juego es algo muy importante que nos permite reelaborar nuestros pensamientos, nuestras ideas y nos permite ir entendiendo la realidad.
Los juegos violentos tienen que ver con eso, tienen un alto contenido simbólico que le permite al niño o al adolescente el poder ir confrontando su modo interno con el mundo externo y precisamente ese juego le permite ir adecuando esos mundos.
          Una pistola llama la atención porque es algo tan mágico que nos permite enfrentarnos a algo que nos da mucho miedo y con esa pistola nos sentimos mucho más poderosos. Ese enemigo imaginario al cual no se como hacerle frente, con la pistola me siento seguro. Es una fuerza casi mágica y es ahí donde tiene su gran fortaleza los juegos violentos. 
         El juego simbólico sucede cuando su desarrollo cognitivo es menor, según se avanza en el desarrollo cognitivo se va perdiendo esa expresión del juego simbólico. Pero eso no quiere decir que en la adolescencia no se juegue también sino que como ya tiene un control mayor de la realidad a nivel conceptual lo que no hace es que una escoba se transforme en escoba o pistola. 
         A medida que avanzamos en el desarrollo cognitivo el juego es menos simbólico y es más en el mundo interno y más cercano a la realidad. Pero el juego sigue estando ahí y no solo en la adolescencia sino en la edad adulta también, lo que ocurre es que no nos lo permitimos porque en nuestro contexto no está bien visto".

           Para terminar una frase del escritor Gerard Jones en su libro Matando monstruos:

“La enseñanza de la no violencia va por buen camino y debemos continuar con ella. Debemos mantener la no violencia como un idea, pero también debemos permitir a nuestros hijos y a nosotros mismos las fantasías que nos dejen ser precisamente lo contrario, pues nos aportarán el valor que necesitamos para seguir cambiando nuestro mundo”