Este es uno de nuestros programas

ESTUDIAR MÚSICA

















Estudiar en el Conservatorio


En todas las épocas, desde los tiempos más remotos de la humanidad hasta nuestros días, las diferentes formas de hacer música ha cautivado a las personas que la han escuchado. Cada época, cada sociedad desarrolla su propio estilo de música y también las variedades de instrumentos necesarios para conseguirla desde los más básicos a los más sofisticados.
En todas las etapas de la vida, la música ejerce una atracción especial y produce diferentes estados emocionales que vamos diferenciando y eligiendo o rechazando según sea el momento en el que la escuchamos.
La música es una creación compleja del hombre, que tiene su propia estructura, sus propias medidas y propia escritura. Por ello la relación de la Música con el hombre se establece al menos en tres planos: En primer lugar, la Escucha, es la relación más sencilla porque nuestro oído nos permite descubrir los diferentes sonidos melódicos y sencillamente nos dejamos llevar por los sentimientos que éstos nos producen.
En segundo lugar, la Interpretación para lo cual se necesitan los estudios suficientes para entender las partituras, y la sensibilidad para transmitir emociones y en un tercer plano se encuentra la Creación para la cual es necesaria una preparación académica más exhaustiva en la que sea posible dar un lenguaje musical a aquello que se siente, de forma armónica produciendo una belleza invisible e intangible que es capaz de provocar los más sublimes sentimientos.
Para poder conseguir que todo ello se produzca, se necesita formar a las futuras y futuros músicos y por lo tanto también se necesitan a los profesionales que lleven a cabo esta formación.
Hoy ha llamado a nuestra puerta, la Música
Hemos conversado con un gran conocedor de los estudios musicales, José Antonio Peñalosa, profesor de guitarra clásica es director del Conservatorio Francisco Guerrero de Sevilla.
"El instrumento musical que eligen los niños o las niñas cuando entran en el conservatorio, lo eligen en razón del puesto que consigan en las pruebas de actitud.
Todos los años la Dirección General de Planificación le da a los diferentes Conservatorios un número x de vacantes, por ejemplo 4 plazas de clarinete, 6 de oboe, etc,  Una vez que tienes ese número de vacantes, en Marzo se inscriben en unas Pruebas de Aptitud, en Mayo se hacen unas pruebas, un Tribunal ha numerado a esos chavales. Se enumeran por edad. los chicos de 8  tienen preferencia sobre los de 9, y los de 9 sobre los de 10.
Se cogen todos los aprobados de 8 y se clasifican, después los de 9 y se clasifican etc. A partir de ahí los chicos empiezan a elegir el instrumento que quieren. Los últimos tienen menos posibilidades de elegir instrumentos.
En las Pruebas de Aptitud no el que tiene más conocimiento saca mejor puntuación, porque no se trata de conocimientos sino de Aptitud. De hecho esos profesores que valoran  se suelen elegir de
forma exquisita porque es muy importante.
Los instrumentos todos son maravillosos, lo que suele ocurrir la mayoría de las familias y los chicos se acercan a los instrumentos sin conocerlos. Normalmente  no cambian de especialidad.
El entorno familiar es mucho mas que fundamental. En las familias donde se potencia la música tenemos posibilidades de tener éxito con el alumno incluso por encima de las facultades del alumno".

Gracias a él conocemos mejor la dureza de los estudios musicales, pero también las satisfacciones de aquellas y aquellos que perseveran.

      
         "El instrumento musical que eligen los niños o las niñas cuando entran en el conservatorio, lo eligen en razón del puesto que consigan en las pruebas de actitud. 
Todos los años la Dirección General de Planificación le da a los diferentes Conservatorios un número x de vacantes, por ejemplo 4 plazas de clarinete, 6 de oboe, etc.  Una vez que tienes ese número de vacantes, en Marzo se inscriben en unas Pruebas de Aptitud, en Mayo se hacen unas pruebas, un Tribunal ha numerado a esos chavales. Se enumeran por edad. Los chicos de 8  tienen preferencia sobre los de 9, y los de 9 sobre los de 10.  
Se cogen todos los aprobados de 8 y se clasifican, después los de 9 y se clasifican etc. A partir de ahí los chicos empiezan a elegir el instrumento que quieren. Los últimos tienen menos posibilidades de elegir instrumentos.
En las Pruebas de Aptitud no el que tiene más conocimiento saca mejor puntuación, porque no se trata de conocimientos sino de Aptitud. De hecho esos profesores que valoran  se suelen elegir de forma exquisita porque es muy importante. 
Los instrumentos todos son maravillosos, lo que suele ocurrir la mayoría de las familias y los chicos se acercan a los instrumentos sin conocerlos. Normalmente  no cambian de especialidad.
El entorno familiar es mucho más que fundamental. En las familias donde se potencia la música tenemos posibilidades de tener éxito con el alumno incluso por encima de las facultades del alumno". 

Gracias a él conocemos mejor la dureza de los estudios musicales, pero también las satisfacciones de aquellas y aquellos que perseveran.

No hay comentarios: