Este es uno de nuestros programas

Filosofía para jóvenes




Si preguntáramos si hay asignaturas arduas en el curriculum de Secundaria y Bachillerato, muchas personas podrían contestar que son las asignaturas de Ciencias, pero si les hacemos pensar en la Filosofía, a muchos les llevaría a pensar en autores difíciles de entender y por lo tanto en una asignatura difícil de memorizar.
             Quizás es que la Filosofía no es una materia para memorizar, o quizás no nos la han sabido explicar, y nos hemos quedado solo con los nombres de grandes filósofos o filosofas y los pensamientos derivados de sus épocas, pero sin saber muy bien que era lo que querían decir.
             Esta sensación de ser una asignatura difícil de entender ha podido llevar a más de uno, a la conclusión de que no es útil para la vida y no es práctica para  conseguir estudiantes emprendedores y competitivos.
            Entendiéndola como una materia fuera de la utilidad educativa se ha llegado casi a eliminarla del curriculum del alumnado de Secundaria y de Bachillerato.
            Pero la Filosofía que  viene del griego significa “Amor a la Sabiduría”  Y… ¿Quién no querría saber?  Nos gusta saber, aunque no tenga ninguna utilidad práctica, aunque solo sea por curiosidad. 
            El saber nos hace más críticos y más difíciles de manipular. Por ello el estudio de la Filosofía es necesario para la formación de los jóvenes. Es la asignatura que enseña a pensar, a reflexionar, a ser críticos y por lo tanto a ser ciudadanos responsables.
¿Creen nuestros oyentes que esos y esas jóvenes que entran en los institutos cada día, con caras de despistados, o haciendo bromas con los móviles son capaces de filosofar?
La respuesta a esta pregunta nos la han dado:
Heliodoro Salas. Es profesor de Filosofía en el IES Velázquez de Sevilla.
Patricia Ramos, estudiante de 2º de Bachillerato del IES Velázquez de Sevilla.
H. S. – “También hay muy buena filosofía en la literatura, en el arte, en el cine. Es decir que la reflexión no es una cualidad única que monopoliza la Filosofía, sino que está en la mayoría de las asignaturas: la Física, las Matemáticas, el Arte, la Poesía, de hecho, la Filosofía comienza con la Poesía de Parménides, Empédocles o más tarde de María Zambrano. Es verdad que la Filosofía  no es solo un conjunto de conocimientos teóricos sino que también conlleva una forma de vida. La vida buena, en el buen sentido, y dentro de ello si tiene un elemento ético, porque el pensamiento si no va acompañado de un pensamiento ético, se queda a medias”.
P. R. – “Cuando entras a estudiar filosofía, como me pasó a mí el año pasado, empiezas a cuestionarte muchas cosas, aprendes y dices: esto puede ser algo que  llevo pensando mucho tiempo.  Hay que pensar que estudiando filosofía vas a aprender muchísimo y vas a aprender a valorar todo lo que te transmiten las personas que te enseñan y te abre mucho la mente, te ayuda a ser más crítico y más libre”.
            He recogido una frase de Parménides que dice así: “Adiéstrate en estos ejercicios que en apariencia no sirven para nada mientras que aun eres joven, de lo contrario la vida se te escapará de las manos”

Bibliotecas escolares en Institutos de Secundaria



            Muchas de nuestros hábitos y costumbres de adultos tienen que ver con nuestras vivencias en la familia y algunas, aunque no muchas, tienen el origen en nuestro paso por los centros educativos.
            El gusto por la lectura es uno de estos hábitos.
La necesidad de las bibliotecas en los centros educativos ya fue considerada por el Patronato de las Misiones Pedagógicas, que enviaba todo tipo de libros a los pueblos más alejados de las posibilidades culturales que tenían las ciudades, libros para las y los habitantes adultos del lugar, referidos a la agricultura, a la ganadería, a las aves, a los países lejanos, y a los últimos inventos; libros de grandes autores de pedagogía para la formación del profesorado y libros de consulta y lectura para el alumnado. Las tres vertientes son importantes. Todas están emparentadas, y se enriquecen mutuamente.
            Hoy cada Instituto de Secundaria y Bachillerato tiene su propia biblioteca, en donde podemos encontrar enciclopedias completas de cualquier temática, regaladas por editoriales o por familias, o por el mismo profesorado. Las enciclopedias eran hace unos años un compendio del saber, pero hoy casi todo está digitalizado o en internet.
            De igual forma los libros de lectura y consulta para el profesorado, son poco visitados porque se busca cualquier información en Internet en caso de ser necesaria.
            Y nos quedan los libros de lectura y consulta para el alumnado. Prácticamente pensamos que la biblioteca pivota solo sobre ellos y ellas.  Toda la programación de las bibliotecas escolares, está dedicada al uso del espacio y materiales por ellos y ellas.  
Y si es para el alumnado, ¿Cómo colaboran e intervienen ellos en ese espacio y sus recursos para que les sea atractivo de usar y lo sientan como suyo?
Nos han acompañado esta tarde:
Cristina Brioso Cornejo, profesora de Lenguas Clásicas del IES Santa Aurelia y su directora.
Paqui Morillo, profesora de  Responsable de la biblioteca del IES Santa Aurelia.
Mercedes Solís Mora, profesora del IES Santa Aurelia
Lola Roldan Riejos, profesora de lenguas clásicas del IES Velázquez

L.R. –“Me atrevería a decir que la biblioteca en un centro educativo es el “Sancta sanctorum” del centro, del edificio en sí y de la comunidad humana que se recoge en un centro educativo. La biblioteca es el espacio que unifica por una parte el componente de magisterio de los profesores, por otra parte es el centro también para los alumnos, por otra parte es un centro que también se ha abierto a los padres y madres de la comunidad educativa y por tanto unifica a todos los sectores del proceso educativo”.
C.B. –“Cuando uno lleva varios años en un centro, uno sabe a quién le gusta, quién va a disfrutar y quién lo va a hacer bien. En Septiembre nos dan un número de horas y hay que dividirlo entre 18 (las horas lectivas) y todo tiene que cuadrar. Buscamos a alguien que tenga el  perfil, puede coincidir que sea de Lengua y Literatura pero  me consta que puede haber una compañera de Matemáticas, o sea, no porque sea de Letras sino que hay que buscar a la persona idónea”.
P.M. –“Nosotros esa política la llevamos desde que se creó el centro, el departamento de Literatura se ha gastado su presupuesto íntegro, casi siempre, en libros para la biblioteca. Siempre recomendamos libros de la biblioteca, les damos a escoger un abanico de tres o cuatro lecturas indicadas por la edad, por la temática, por el tamaño, por las ilustraciones que sean libros adaptados a los gustos del alumno. Es una tarea difícil, pero los libros son de lectura obligatoria porque la experiencia nos dice que si no obligamos sólo leerían uno o dos por clase.”
M.S. –“Considero que los espacios son muy importantes para darle vida a las bibliotecas, he estado en centros que tenían una biblioteca fantástica con muchísimos espacio y eso permite muchas cosas. En los distintos sitios en los que he estado considero que cada centro lo hace como puede, lo mejor que puede y esto es una labor del profesorado que no está pagada, que no está reconocida y todo el mundo funciona por el amor a los libros”.


VOLVER A ESTUDIAR



¿Cuántos de nuestras  y nuestros oyentes han oído decir, o han dicho de ellos mismos?  “Yo no tenía que haber dejado de estudiar” ó  “A mi me hubiera gustado haber estudiado un idioma, ó “Si hubiera  tenido la oportunidad de seguir mis estudios no tendría este trabajo ahora”.  Seguramente muchos.
            Estas frases nos muestran algunas añoranzas acerca de un tiempo que pasó sin estudios, sin conseguir el título soñado, sin acceder a los conocimientos necesarios para un trabajo… Son pensamientos que implican haber tomado la decisión de dejar de estudiar, generalmente  en un momento de la adolescencia, y cuyas causas o motivaciones en su momento fueron lo suficientemente fuertes para convencernos de dejar de hacerlo.
            Sin embargo, pasado un tiempo, existe la posibilidad de tomar otro tren, con una nueva mochila, con nuevas motivaciones, con otros horarios, con otras personas y condiciones, ese otro tren que nos puede llevar a terminar lo empezado y alcanzar la meta, a cumplir nuestro objetivo de mejorar el presente, y en definitiva  conseguir nuestro sueño.
            ¿Cuánto tiempo tarda en llegar ese otro tren?
            Cada persona tiene el suyo personalizado, generalmente cuando pasamos de niño a adulto, cuando dejamos de depender de nuestros padres y tomamos nuestras propias decisiones y lo más importante: cuando la motivación sale de nuestro interior con fuerza para superar las dificultades.
            Esta tarde abrimos la puerta a viajeros del segundo tren.
-          Pepe Báez Vázquez, Director del IES Velázquez de Sevilla
-          Jerónimo Borque Martín, Jefe de Estudios de Enseñanzas para personas adultas del Instituto Velázquez de Sevilla
-          Elia Carrasco González, alumna de IES Velázquez.
-          Israel Bastos Aliaga, alumno del IES Velázquez
J.B. –“Yo no diría que es un alumnado más fácil o más difícil sino simplemente diferente. Es decir, los retos son otros y el profesorado tiene que adaptarse a este alumnado y  un profesor que ya ha trabajado en adultos dispone de más herramientas de más recursos y de más  experiencia para atender mejor a este tipo de alumnado”
P.B.- “El fracaso no debería de existir, el fracaso viene cuando uno se frustra; cuando me planteo un objetivo que es como darme contra un muro, entonces me frustro. Ahora, si voy picando poquito a poco el muro, con paciencia, entonces no entra la frustración. Estamos tratando de trabajar mucho ese tema. Si te planteas prepararte doce asignatura es muy probable que te des un chocazo y va a venir la frustración y el abandono.  Si tú te planteas dos asignaturas lo normal es sentirse bien porque vas a conseguir tu meta personal”.
E.C. –“Empecé la EFA de que tiene cuatro ámbitos. No tengo palabras para describir la ayuda y el apoyo y el trabajo que tiene todo el profesorado para nosotros. Después decidí hacer el Bachillerato. Voy muy lenta, asignatura a asignatura pero con mucha ilusión y me gusta muchísimo”.
I.B. –“Un tío mío se sacó el bachillerato de Adulto en Constantina y me animó muchísimo. Me matriculé hace tres años y la verdad es que está muy bien. El horario de tarde para un chaval de mi edad, los amigos por la mañana están estudiando o trabajando y por la tarde estás estudiando. Es un sacrificio que es bastante factible para lo que es tu futuro Estoy muy contento.”
“Hasta los que más saben aprenden de los que menos saben” Israel Bastos