Este es uno de nuestros programas

Discurso del Odio y Radicalización


El desarrollo de  Internet y las redes sociales además de globalizar conocimientos, relaciones, comercio, o noticias al instante, indudables logros, también facilita y pone en marcha otras acciones que aprovechando la difusión inmediata, el alcance global de su tecnología pone en comunicación actitudes y acciones negativas para la convivencia.
            Vía Internet, youtube o las redes sociales, desde cualquier lugar se puede dar difusión a un ideario que atente contra las relaciones de igualdad entre los seres humanos, como puede ser la xenofobia, o la homofobia.
            A diario podemos ver en los medios de comunicación, videos realizados en directo de una pelea entre grupos, de una paliza a un inmigrante, pintadas llamando al rechazo, o la persecución de personas que tienen una orientación sexual diferente.
            Por la asiduidad con la que estos hechos ocurren y porque se propagan con rapidez por los canales de youtube y en las redes sociales, lugar donde la juventud se mueve con enorme facilidad, es por lo que el Consejo de Europa ha instado a los países a tomar medidas que supongan una prevención contra este discurso del odio y de la radicalización en la juventud.
            Una de las iniciativas en nuestro país es la propuesta por las ONGs Salesianas, el sindicato UGT y Youtube, y se llama Somos Más.
Invitado:
Joaquín Rodríguez Díaz, director de Solidaridad Don Bosco de Sevilla
J.R. –“En la práctica estamos hablando de cosas muy cotidianas, desde el típico cotilleo que hacemos de otra persona y nos metemos con ella, esto, reproducido dos o tres veces, el chico o la chica lo va a repetir y entonces empieza a normalizar que a personas que tiene en su entorno más cercano y cotidiano las puede insultar de forma fácil y aceptada dentro de su entorno familiar. Al normalizarse  empiezan a insultar a un compañero de clase, a una compañera porque es distinta, también la insultan y no pasa nada; y cuando nos damos cuenta, en el aula, en la clase o con los amigos de la calle nos encontramos que ese discurso de odio "cotidianito"  va relativizando el respeto sobre una persona que es diferente, que piensa distinto, que es emigrante, que tiene una posición social distinta. Se abre a todo y  eso se normaliza.
            De ahí, a que eso se  difunda por las redes,  hay un paso. Por eso, el tema no es tanto el mal uso de las redes sociales, que también, sino el cómo educamos desde abajo, desde el principio, con otros discursos, argumentos, no solo respetar a las personas sino integrarlas, compartir con ellas, escucharlas… Esto tiene que ser un trabajo que INTENCIONADAMENTE lo hagamos así y en la escuela se están haciendo muchas cosas de trabajos cooperativos y muchos más, pero no es suficiente”.
            La educación facilita la resolución de conflictos y el respeto nos conduce a los valores democráticos, previniendo en contra del discurso del odio y el radicalismo.

No hay comentarios: