Este es uno de nuestros programas

La Marea del Cambio Climático

Cada día nos sorprendemos con las últimas cifras de temperatura que tenemos. Es una forma popular la de hablar del tiempo, del calor o del frío que hace. El calor nos sofoca, pero también nos cansamos si llueve varios días seguidos. El clima, sin que llegue a ser una preocupación, nos influye, nos cansa, nos origina malestar, y en ocasiones enfermedades.
            Este tipo de relación con el clima siempre ha sido así, desde antes de nuestros abuelos y bisabuelos. Pero, ¿Tenemos el mismo clima? ¿Somos los mismos?
            Definitivamente, no. Nuestras y nuestros antecesores soportaban altas y bajas temperaturas apenas sin herramientas ni aparatos para combatirlas. E incluso eran capaces de predecirlas en los refranes, como: En Abril, aguas mil,  Septiembre se lleva los puentes o  seca las fuentes, ó La lluvia de febrero llena cuba, tinaja y granero.
Los refranes se han construido a fuerza de ver la misma experiencia siempre.
            Ahora el clima nos desorienta, confunde a los animales, y hace comportarse a las plantas a destiempo.  Los refranes se van quedando obsoletos y por el contrario intentamos compaginar la nueva climatología con nuevos conceptos; nos vamos acostumbrando a hablar de gota fría, ola de calor, ciclogénesis explosiva, huracanes, o la Dana.
            Lo que se nos decía como futurible Cambio Climático, hoy se nos antoja como un presente que nos avisa de que estamos entrando en él, casi sin retorno. Sin querer hemos herido nuestro planeta, agotando el agua, quemando bosques, y hemos atacado a la atmósfera arrojándole gases y contaminándola.
Para hacernos pensar en estos cambios han venido a compartir el programa:
-          Luis Guevara Góngora, profesor de Electricidad de Formación Profesional en el IES Virgen de los Reyes de Sevilla.
-          David Romero Moriña, es profesor de Economía en el IES Albert Einstein de Sevilla.

Los dos pertenecen al colectivo Marea Verde, por la defensa de la Educación Pública

D. M. - “Es difícil para la gente tomar conciencia cuando se le habla de un futuro a treinta años vista, o a ochenta años vista, pero los efectos que está teniendo el cambio climático se ven en muchas partes del planeta  incluso está afectando a la salud de muchas personas, pero hay muchas empresas interesadas en que no se sepa la gravedad de las consecuencias que ya estamos sufriendo; de hecho lo que estamos viviendo con los estudiantes es una consecuencia de que cada vez se visualiza más como el cambio climático está afectando a los cambios de los huracanes, está trayendo a España especies invasoras, las olas de calor están aumentando (hemos tenido olas de calor de más de veinte días) y se espera que en el 2030  puedan llegar a ser de más de mes y medio.
Las consecuencias no solo la viven nuestros niños, que en muchos institutos han quitado días de clase por culpa de la subida de las temperaturas, sino que más adelante también afectará a otros colectivos”.
L.G. -  “La revista Science publica en el 2017 un dato que dice que de seguir con este ritmo, en el año 2090 la Península Ibérica podría llegar a ser como el Sahara. El cambio climático lo que produce es un desequilibrio total en el balance de océanos es muy conocido el aumento del nivel del mar. En España en concreto, según estudios de Greenpeace provocaría una subida del nivel del mar entre 10 y 68 cm. Esto provocaría la pérdida de playas en el Cantábrico, el delta del Ebro, el del Llobregat, La manga del Mar Menor, y ciudades como La Coruña, Bilbao, San Sebastián, Barcelona, Valencia o Málaga desaparecerían en parte.
            Los hábitos de consumo diarios hay que llevarlos a la práctica. Quiero reivindicar la labor del profesorado que independientemente de que haya una manifestación o una huelga, un día, hay docentes que están trabajando estos hábitos con los alumnos y se hacen proyectos de Gestión de Residuos, de Reciclaje, de Hábitos de consumo. Por otro lado hay que decirle a la sociedad que tienen que exigirle a sus gobernantes, que gestionen esos recursos, que hagan políticas que pongan coto al consumo sin control”.
            Seguirán las marchas, las declaraciones y las huelgas, de los que tienen más fuerza,  hasta conseguir ser escuchados por quienes tienen más poder.
            Pero no estaría de más que cada uno de nosotros pongamos de nuestra parte. Seamos educados con el medio ambiente.



No hay comentarios: