Este es uno de nuestros programas

REGALOS DE NAVIDAD




Desde que comenzó el curso, hemos hecho un gran recorrido hasta llegar a este primer gran descanso.
En las escuelas e institutos, profesorado y alumnado han trabajado duro para sacar este primer trimestre, vital para los dos siguientes. También en las casas las familias han estado apoyando para que se puedan conseguir los objetivos propuestos al comienzo del curso.
Por ello, los días merecidos de descanso por Navidad van a comenzar y con ellos actividades diferentes: comidas, reuniones, las primeras salidas con los compañeros de clase, la visita de familiares alejados, espectáculos, compras, regalos, sueños e ilusiones por alcanzar.
También es el tiempo de compartir lo que se tiene con los que lo necesitan y de recibir los buenos deseos de los que nos quieren y nos siguen.
Nuestro programa de hoy está especialmente dedicado a desearles a nuestros oyentes:
- Las ilusiones necesarias para llenar la vida de esperanza y de alegría cuando se consigan hacerlas realidad.
- La generosidad para compartir lo que tengan con los demás y lo reciban después multiplicado.
Para hacer llegar nuestros deseos hemos tenido la ayuda de alumnos de varios centros:

Manuel María Navas León  alumno del 1º de ESO Instituto  Lauretum de Espartinas de Sevilla.
Pablo  Palacio Ávila, alumno 1º de ESO del Instituto Las Encinas de Valencina  en Sevilla.
Samuel Chacón González alumno 3º de Primaria  en el Ceip Ortiz de Zúñiga de Sevilla.   
 Adriano Navas León,  alumno  2º de Primaria del Ceip Joaquín Benjumea Burín, de Espartinas, Sevilla.
Miguel Oliver Anarte,  3º de Primaria alumno del Ceip Ortiz de Zúñiga de Sevilla
Además de contarnos cómo les ha ido en este primer trimestre  han traído regalos de Navidad para nuestra audiencia: dos cuentos de Navidad escritos por ellos mismos y dos villancicos.
Villancico:
Pastorcillos del desierto
corred todos a Belén
venid a adorar al niño
que nos trajo paz y bien.

Cuento: Una buena Navidad de Adriano y Manuel María

Lucas y Juan eran dos hermanos de una familia adinerada que siempre habían tenido cinco o seis regalos para cada uno debajo del navidad aunque muchas navidades las pasaban sin sus padres por motivos del trabajo que siempre estaban fuera. 
Este año por culpa de la crisis sus padres fueron despedidos de sus respectivos trabajos. Tuvieron que cambiar su chalet por un piso, su todo terreno por ir de vez en cuando en autobús y su lujosa cena de Nochebuena pasarla en un comedor social. 
- ¿Papá, por qué hay tanta gente? - dijo Juan
Es gente como nosotros que tiene problemas y no tiene de nada y necesitan ayuda y por eso estamos aquí.
- ¡Ah! dijo Lucas sin entenderlo muy bien.
La familia se dio cuenta que la gente sin tener nada compartían todo lo que tenían, mientras que ellos habían pasado toda su vida sin pensar en que había gente que necesitaba su ayuda.
Después de la cena los voluntarios del centro habían recaudado suficientes regalos para todos los niños que se encontraban allí, los colocaron en un árbol que habían adornado entre todos y aunque no eran regalos caros a los niños les hizo mucha ilusión.
¡Gracias papá y mamá! - dijeron los niños
- Esta es la mejor Navidad de mi vida rodeado de tanta gente que me quiere - dijo Lucas
Allí la familia se dio cuenta de que era una Buena Navidad, la mejor de todas y que estaban todos juntos y lo importante era eso.
Con el tiempo sus padres volvieron a trabajar aunque no como antes, ahora su familia era lo primero.

Pastorcillos del desierto
corred todos para ver 
la pobreza de la choza 
donde Dios quiso nacer.


Gracias a todos ellos  por poner la letra y la música de nuestro programa.













No hay comentarios: