Este es uno de nuestros programas

EL PODER DE LA LENGUA



La Lengua, la forma de expresarnos, es un instrumento que tiene mucho poder.
Hoy en día, lo vemos a diario, el dominio de los discursos para debatir y argumentar es, sin lugar a dudas, la posibilidad de sugestionar y manipular el pensamiento del interlocutor hasta llegar a convencerlo. Lo vemos en los medios de comunicación, en los discursos, en los mítines, en la forma esquemática de usar el lenguaje de los carteles y panfletos. La Lengua como uso simbólico de sentimientos, nos seduce, nos enternece, nos endurece o nos eleva.
            La Lengua también es conocimiento, y este conocimiento nos lleva a comprender la necesidad de su aprendizaje, y el sentido de su uso.
            La Lengua es fácil de enseñar porque está diseñada con unos parámetros fijos, inamovibles que difícilmente se modifican. Es pues fácil para los docentes pero poco atractiva para el alumnado. Podría decirse que es aburrida porque no se interactúa con ella. Para hacerla entretenida se trataría, no de estudiarla, de analizar palabras u oraciones, sino de manejarla, tratarla, inventarla, reconvertirla, esto es, interiorizarla.
            Para llegar a ello solo una metodología innovadora para la enseñanza de la lengua puede hacer que no solo los alumnos la sientan viva, sino que disfruten de sus infinitas posibilidades, la comparen con otras y descubran su inmenso poder.
Los invitados de esta tarde han sido:
- Juan Pablo Mora Gutiérrez, profesor de Lingüística General en el Departamento de Lengua     Española, Lingüística y Teoría de la Literatura de la Universidad de Sevilla.
- María Fernández Canseco, alumna de 4º de Filología Hispánica.
J.P.M.- “Tenemos la idea falsa de que el profesorado tiene un conocimiento y ese conocimiento tiene que verterlo como un liquido a la mente de los estudiantes como si estuviera vacía y la verdad es que cada estudiante parte de un lugar distinto y tiene una serie de conocimientos previos. Lo que un docente tiene que hacer es conocer de donde parte su alumnado, saber a dónde quieres que llegue y es el alumnado el que tiene que construir su propio conocimiento. Hoy día, lo que se defiende y las nuevas tecnologías nos permiten hacer esto mucho mejor es que el profesorado no debe de estar en el aula impartiendo conocimientos, sino que lo que tiene que hacer es organizar actividades donde el alumnado sea el que hable, el que presente, el que indague, investigue, y el profesorado está para ir guiando en ese proceso. La idea es que el alumnado debe estar haciendo las cosas mas elevadas y el profesorado tiene que estar guiando y evaluando”

M.F.- “Intento que mis alumnos no sean parte del colectivo fantasma. Tenemos a alumnos que ni reaccionan, se dedican a recibir lecciones, no interactúan con el profesor, tampoco entre ellos; entonces en mis clases procuro que sean ellos lo que tengan el control. Trabajamos por proyectos pero me gusta, porque son alumnos muy curiosos, cada dos o tres meses hacerles monográficos especiales, por ejemplo ahora tenemos uno de Haloween que no será solo sobre la tradición americana sino que vamos a buscar el origen, las raíces literarias que tienen la  mayoría de los disfraces. Si damos una clase magistral, nos centramos en un tema manteniéndolos activos incluso en las clases que se suponen más unidireccionales.


No hay comentarios: