Este es uno de nuestros programas

Para vivir más y mejor: Alimentación


La alimentación es un tema que suele interesar a las familias en términos generales aunque en la práctica diaria se nos vaya un poco de las manos.
Cuando los bebés son muy pequeños, la alimentación es asesorada por pediatras y cuando algún alimento no le va bien es evidente y enseguida se corrige. Las familias se preocupan de cuando tienen que comer cereales, o fruta o comida de origen animal.
Pasada esta etapa, los niños pueden comer de todo, igual que los mayores, pero no se vigilan las necesidades nutrientes que son necesarias.
            El tipo de vida de las familias condiciona mucho el tipo de alimentos que se preparan para cubrir las necesidades alimentarias diarias dándose muchos casos en los que la comida familiar del mediodía tradicional en nuestro país va decreciendo debido a los horarios laborales de los padres en los que les dejan poco tiempo para esta necesidad, influyendo con esto no solo el contenido de la comida sino también la forma en la que se hace, generalmente breve en espacios reservados para ello.
Como consecuencia de una vida ajetreada, con unos horarios difíciles de conciliar, las familias se olvidan de la necesidad de mantener una  dieta equilibrada desde el comienzo del día, para afrontar la jornada con energía y  sensación de bienestar.
Nos han acompañado:
- Carlos Domínguez, biólogo y máster en Alimentación
-      Alberto Flaño, presidente de la Fundación Avanza y director del curso Educar para vivir más inteligentemente.

-   Pepe Báez, director del Instituto Velázquez de Sevilla.
C.D. – “La dieta mediterránea tiene tres características principales que no tienen el resto de dietas. En primer lugar: el tipo de grasa que utilizamos. El aceite de oliva que usamos para cocinar muchos platos es algo excepcional. Tiene unas propiedades que no tienen ningún otro producto; solo por el hecho de tomarlo a diario ya estamos ganando enteros en calidad de vida. Otro tipo de grasa como el pescado azul o los frutos secos que tienen omega 3 u omega seis, son muy beneficiosos. En segundo lugar las proporciones de los nutrientes que tomamos en nuestras recetas: mucha verdura y muchos hidratos de carbono y con algo de guarnición de carne o pescado. Y por último mucha riqueza de micronutrientes que nos lo da las verduras y la fruta, también las hierbas aromáticas, o condimentos como el romero, pimienta, tomillo, etc que se usa mucho en la dieta mediterránea”.
A.F. – “En el curso que estamos dando en la Fundación Avanza Educar para vivir más inteligentemente, nos parecía un tema muy importante. Parece que cuando hablamos de la inteligencia, solo tenemos que estar hablando de CI, o capacidades en diferentes ámbitos; pero a veces se nos olvida lo importante que es la alimentación para rendir bien, para nuestra salud y además es un tema que a los niños les preocupa. En el curso queríamos abordar no ya los temas relacionados específicamente con la inteligencia, sino también asuntos que sabemos que a los niños les preocupan y que deberíamos saber un poco más sobre ellos para poderlos orientar”.
P.B. –“Nuestro instituto como otros muchos centros desarrollamos un programa que se llama Forma Joven en el que se tratan distintos temas de vida saludable y entre ellos, lógicamente el de Hábitos de alimentación. Ellos reciben charlas, el programa no es del instituto sino que está promocionado por la Junta de Andalucía. En el descanso de media mañana ya hay una cierta presión de los padres para que se les ofrezca fruta zumos y que los bocadillos no tengan mucho colesterol. Es una cuestión de educación. Es una cuestión de insistir”. 






No hay comentarios: