Este es uno de nuestros programas

Avanza con clase


En muchas ocasiones hemos comentado en Puerta Abierta que la Educación no solo está en las escuelas o Institutos, porque nos educamos en comunidad, y también nos educan las diferentes organizaciones, las asociaciones cuando plantean actividades educativas o los mismos organismos públicos, cuando se involucran con los proyectos educativos. Todo contribuye a la formación personal y particular de cada persona. 
En el caso de algunos proyectos educativos en los que se pretende sacar la educación a la calle para que conecte con más personas, para que también los conocimientos adquiridos dentro de los centros, se hagan extensibles hacia el exterior y se compartan con otro público que desea saber y disfrutar aprendiendo, hay que conseguir aunar esfuerzos en distintas direcciones  para conseguir una misma finalidad.
            Estos casos son más visibles en los Encuentros, las Ferias y las Exposiciones en las que la unión hace la fuerza. Para llegar a organizar cualquiera de estas actividades se necesita la ilusión para empezar, y la coordinación para realizar, por no hablar de la financiación para llegar a conseguirlo. Si a estos factores, unimos el apoyo del organismo público mas importante en una ciudad como es su Ayuntamiento, el proyecto tiene mucha suerte, porque recibe un respaldo muy importante y necesario para continuar adelante. 
Si todos estos elementos los tenemos y se juntan, podemos apostar porque tendrá un resultado excelente y será la creación de una buena cimentación para seguir apostando por la investigación y la innovación básicas para una educación de calidad. 
Hoy tenemos dos ejemplos claros de esta colaboración entre varios estamentos para promover la educación y la cultura.
La  Exposición  Ciencia con clase de Sanlúcar de Barrameda, y la convocatoria Tomares con clase para fomentar la escritura creativa.
Invitados:
Alberto Flaño, presidente de la Fundación Avanza

Alejandro García Casares, Concejal de Juventud del Ayuntamiento de Tomares.
Pilar Tirado, coordinadora de la Exposición Ciencia con clase.

David Escobar Domínguez, director de Ajeduca
“Mi objetivo es buscar métodos por los cuales los chavales sean conscientes de que pueden alcanzar todo lo que se proponen porque además de tener el apoyo en su casa y sus amigos también tienen el apoyo de un ayuntamiento que quiere hacer cumplir su sueño, que pueda alcanzar sus metas y lo que tienen en su hoja de ruta. Es verdad que en los últimos años están faltando políticas que ayuden a los jóvenes, cuando uno entra en política tiene que paliar esas ausencias de ayudas a los jóvenes, no solo en el ámbito educativo sino también en el ámbito social, en el del ocio, intentando buscar políticas nuevas para que sean conscientes de que ellos tienen una ayuda exclusivamente para ellos” (A. García)
“Nos ha costado trabajo hacer cosas de Ciencia con la participación de los colegios. La coletilla de con clase tiene dos lecturas, la primera por el estilo con la que se hace pero fundamentalmente porque se hace dentro de la clase. Nosotros intentamos que ese trabajo de la clase salga fuera porque nos parece que enriquece al que lo hace y al que lo recibe. En Ciencias con Clase participaban varios institutos de Sanlúcar de Barrameda, empresas particulares y departamentos de la Universidad de Cádiz” (A. Flaño)
“Tiene mucho tiempo, y muchos meses de trabajo. Son centros de Primaria y Secundaria. Se manda la oferta educativa del ayuntamiento en Octubre, y ahí en esa oferta está la esta iniciativa. Aquí se concentran unos mil niños. El horario es de mañana porque lo que se intenta es que vengan con sus profesores y lo recorran” (P. Tirado)
“Nosotros hemos hecho muchos cursos de formación de ajedrez al profesorado. Para la etapa de infantil simplemente sabiendo mover las piezas es suficiente para la clase. Con un grupo que no sabe nada le enseñamos a moverlas y que hagan pequeñas partidas. El ajedrez te da dos cosas importantes, conocimientos educativos y también a controlar los impulsos” (D. Escobar)













Curarse en salud




Puerta Abierta comienza este nuevo año con un deseo para toda la audiencia: Que tengan salud. Este es un deseo muy popular entre las familias y las amistades, pero que se hace verdaderamente acuciante cuando nos falta a nosotros mismos o a alguien cercano.
            Como deseamos a nuestros oyentes que tengan un año muy saludable, hemos hecho una entrada con un buen pie, ya que, de forma periódica, hablaremos de la educación para la salud sobre todo de la que afecta a la infancia y la adolescencia. Con la ayuda de nuestro invitado descubriremos que algunos hábitos que se cogen cuando somos pequeños, están relacionados con la salud que tenemos más tarde cuando somos adultos, por eso hay que empezar a conocerlos y a cuidarse desde pequeños.
            Hoy en día que la sociedad vive en un estado de bienestar considerable, la salud es el tesoro mas valioso para conservar y eso lo apreciamos cuando algo en nuestro organismo nos falla y nos pone en estado de alerta. Enseguida buscamos la solución para curarnos.
¿Se pueden prever algunas enfermedades? ¿Cómo se podría educar para la salud en la infancia? ¿Qué temas son los más asequibles para que lo entiendan?
¿Educar para salud en la adolescencia? ¿Sobre qué temas sería necesario hablarles?
 Esta es una serie de programas con la que deseamos contribuir a la buena salud de nuestro alumnado y seguro que también para nuestros oyentes.
Teodoro Izquierdo, es médico de los equipos EOE la Consejería de Educación dispone para la atención al alumnado con necesidades especiales.
            “El aprender con ellos, yo llevo diez años, y me cuesta todavía.  Yo llevo algunos grupos y te das cuenta que aun teniendo la misma edad en uno con el que ayer disfrutaste, en otro no eres capaz de conectar. Eso es algo que te tienes que plantear todos los días. No puedo hacer la misma dinámica con un grupo, que con otro al día siguiente siendo los mismos niños y niñas. ¿Qué requiere eso? Una búsqueda permanente de información y permanente contacto con ellos mismos.
            A los más mayores yo les planteo: ¿De qué queréis que hablemos? Si lo que yo les ofrezco no les interesa yo lo acepto perfectamente. Esto es lo que yo quiero que entiendan, que en un momento puntual tengan capacidad de decidir
            Salvo en algunos casos que son niños de aulas específicas y aun así, si me preguntan que si pueden estar en clase el alumnado con necesidades educativas especiales,  yo les digo que perfectamente. He tenido motóricos, síndrome Down encantadores y maravillosos porque son con los que más interactúo.
            La educación para la salud es un derecho, recogido en todas las normativas donde hablan de los derechos del niño, en la Ley de Salud Pública, la sensibilización, la promoción, educación, la prevención, porque la educación es uno de los determinantes de los llamados para la salud.
Cuando un niño está sano, es feliz, mejora en su rendimiento. Cuando un niño está triste, tiene problemas, a lo mejor es porque no está a gusto, no está bien con los demás; Ese niño va a tener problemas de aprendizaje. Nos centramos en si estará enfermo, pero no lo está. Está enfermo porque el chiquillo no está disfrutando de la vida que tiene y ahí entra el entorno social, el entorno familiar y el entorno educativo. La salud está en todas partes, en todas partes se puede ser feliz y en todas partes tenemos que asumir que la salud es un tema nuestro”

Música directa al corazón

Ya sea  en forma de coro, ya sea en forma de orquesta de cámara o de percusión, este programa siempre tiene la puerta abierta a la música. A la música que hace vibrar al profesorado, a la música que hace cantar al alumnado, o a la música que hace bailar a todo un centro educativo.
La música en directo siempre emociona, pero mucho más si somos parte de ese sonido que se expande hacia todos lados y nos permite sentir las vibraciones de unas cuerdas, o el aire al salir por orificios, ó sentir  los parches del tambor al golpearlo.
            Cada instrumento tiene su especial sonido, con el que nos sentimos más o menos identificados, pero para aquellas personas que no han estudiado música previamente, los instrumentos de percusión tienen una atracción particular por considerarlos más fáciles de tocar aun si tener muchas nociones.
            Esta consideración lleva a los docentes a acercar a los niños y niñas esa posibilidad de formar un conjunto en donde todas participen produciendo un ritmo reconocible dominando los silencios y el golpeo. La experiencia es sin duda espectacular y muy gratificante.
            El tambor es un instrumento musical, usado popularmente y que permanece desde la antigüedad hasta nuestros días, significando las marchas militares o religiosas, engrandeciendo las tamborradas de algunos pueblos ó  marcando el paso de algunas manifestaciones.  Ahora también los podemos escuchar en centros educativos dando al alumnado la posibilidad de hacer sonar una variedad grande de instrumentos de percusión que en la mayoría de las ocasiones no son permitidos, por su alta sonoridad. Sin embargo cuando viven estos momentos,  la música les llega directa al corazón.
Invitado: Juan Manuel Hermosilla Avellaneda,  profesor de música, percusionista.

            “La percusión como estudio es muy joven, no es comparable con el piano que puede tener unos 300 años. La percusión desde el punto de vista académico tiene que tener unos 40 años en España. Música y percusión siempre ha habido, pero está la rama académica de conservatorio y la rama de la calle. Hay un mundo en el que sí tienes que estudiar ciertas cosas, es el mundo de la Escuela de Música, pero luego está el de la calle. Lo que hay que hacer es fusionar eso porque son dos líneas  muy separadas y coger lo mejor de ambos mundos.  Por ejemplo Ahora cada vez más están surgiendo los estudios de batería porque antes no existía un grado elemental, o un grado medio o superior de batería de jazz; ya están empezando a surgir, pero todavía está un poco verde el que una persona quiera estudiar percusiones del mundo, quiera ser profesor de africano, de brasileño y haya un título oficial de eso. Hay muchas personas que sienten la música, aman la percusión se forman como pueden y son profesores. Eso es maravilloso, lo que pasa es que hay que regular porque hay gente que es muy buena pero también hay otras que no lo son. Pienso que hay que regularlo para conseguir los máximos beneficio para todos, porque si alguien trabaja de algo, que se respete su profesión y su trabajo porque son horas  y ese esfuerzo es dinero en inversión y ya sea un académico como un músico de calle, hay que respetarlo”

“La percusión dentro de todos los instrumentos musicales es el más kinestésico, el más  corporal, y los niños en estas edades son terremotos. Son niños que necesitan sentir lo que hacen y tocar lo que hacen, por eso la percusión es un instrumento buenísimo para ellos” (J. M. Hermosilla)