Este es uno de nuestros programas

LA EDAD DIFICIL



Es muy frecuente que vengan a nuestro programa niños y niñas a contarnos sus experiencias y opiniones sobre la escuela, mucho más frecuente, casi asiduamente nos visitan profesores y profesoras y nos ofrecen sus innovaciones, programas o celebraciones; pero no es tan frecuente que vengan padres y madres para hablar de los temas educativos que les preocupan, relativos a las distintas transformaciones de sus hijos por la edad.

         Estudiar una carrera es difícil pero se consigue con esfuerzo, ser padres es la tarea educativa con mayor responsabilidad, y sin embargo.no se estudia para ello, sino que se aprende a partir de la experiencia, a menudo de la propia, pues solemos repetir los modelos que vivimos en nuestra etapa infantil o juvenil y a veces intentamos mejorarla o adaptarnos a los nuevos tiempos a través de libros o cursos de escuelas de padres.

         Esta tarde hemos abordado un tema que nos incumbe a todos pero especialmente a las familias que tienen algún hijo o hija con una edad a la que llamamos “difícil”.

         ¿La han reconocido? En efecto, nos referimos a la adolescencia. Esos años que marcan algunos cambios en el tipo de relación con los padres, con los compañeros, de gustos, o las actitudes ante el estudio, etc.

         ¿Por qué se le llamará a esta etapa “la edad difícil”? Nuestro invitado e invitadas han ido desgranando una por una las principales características que se suelen dar en los y las jóvenes tanto en sus relaciones familiares como en las que se refieren al estudio.

         Coincide el comienzo de esta etapa con el ingreso en los Institutos de Secundaria, hecho que produce en muchas familias el desasosiego de lo desconocido unido a  los cambios de conductas o de respuestas que a veces aparecen en los adolescentes.
En palabras de nuestros invitados, para el primer caso no hay que transmitirles estos miedos y para el segundo hay que saber escuchar y consensuar.

José Luis Carrasco Calero, psicólogo social y terapeuta, orientador en el IES Ítaca de Tomares.
Lola Limón, profesora de Pedagogía de la Facultad de Ciencias de la Educación, y dirige un Máster de Participación y Desarrollo desde un perspectiva de género.
Rosario Deaño, madre de dos niños de 8 y 11 años.  
Miriam  Santos, madre de un niño de 12 años

         Ellos nos han facilitado el comprender a los que estrenan la edad difícil de la adolescencia

"Hoy es difícil ponerse de acuerdo entre los profesionales para etiquetar esta etapa en unos periodos de tiempo. Si es cierto que por el propio nacimiento de los chavales y chavalas se ha adelantado mucho la estimulación. Un niño de 4 o 5 meses de ahora no tiene nada que ver con uno de 4 o 5 meses de hace 10 años; lo mismo pasa con los niños de 10 o 11 años de ahora, que no tienen que ver nada con los de hace 15 o 20 años. 

También se alarga más el periodo porque se quedan en las casas de los padres viviendo más tiempo. La sociedad ayuda a que ésto sea así. Hay muchas variables, pero sí podemos decir que se adelanta y lo podemos situar en torno a 11 o 12 cuando empieza la Secundaria y debería de acabar con 19 años cuando se da el salto a la Universidad. Hay patrones comunes pero también luego, cada niño y cada niña tiene su propio mundo".

No hay comentarios: