Este es uno de nuestros programas

Inspectores en acción




En nuestro compromiso permanente con la educación, hoy hemos  tratado de conocer mejor a un colectivo que tiene una relación muy directa con todos los centros educativos pero cuya presencia en ellos puede oscilar entre ser esperada y por lo tanto bien recibida a resultar un poco incómoda.
Nos referimos a la figura de los y las inspectoras de educación.

         Aunque la Inspección de la Enseñanza nace en España a mediados del siglo XIX, su profesionalización se debe a la Ley de Educación de 1970. Posteriormente las sucesivas leyes de Educación, LOGSE, LOPEG, LOCE, Y LOE  han ido definiendo las nuevas funciones de este cuerpo de funcionarios de forma que atienda realmente a las necesidades de la administración educativa y a una enseñanza actualizada.
          Una de las funciones de los inspectores es la de velar por el cumplimiento en los centros educativos de las leyes, reglamentos y demás disposiciones que afecten al sistema educativo, lo cual les hace ocupar un papel de controladores no siempre bien entendido o valorado.
          En los centros esperan que el inspector/a que les corresponde no pretenda que se cumplan las leyes y normativas de forma autómata y mecánica, ni que se presente como un super director, perteneciente a otro status, sino como un funcionario cercano a los centros, a las características del profesorado y a la realidad del entorno. Que su objetivo sea hacer cumplir la ley pero también hacerla asequible y compatible con las ideas innovadoras.
          Entonces será más evidente que,  quieren compartir con todos y todas las docentes una vocación, la vocación por la mejora del servicio educativo.

         Esta tarde nos han acompañado en Puerta Abierta:
- Encarnación Cazalilla Gómez, Maestra en la  especialidad de Inglés y licenciada en Filología y perteneciente a la última promoción de inspectores e inspectoras que se han incorporado por oposición.
- José María Pérez Jiménez,  Orientador de Instituto de Educación Secundaria durante ocho años y Vicedirector. Se incorporó por oposición a la Inspección Educativa de Sevilla en 2003. 
- Pedro García Ballesteros, Inspector, licenciado en Geografía e Historia y cofundador de la Asociación  Redes que agrupa a profesionales del mundo de la Educación desde Infantil a la Universidad.

E. Cazalilla: "Por un lado está la vertiente normativa. Por un lado nuestro trabajo nos viene planificado a través de unas instrucciones de Viceconsejería, que nos dice qué es lo que hay que hacer en cada centro. Pero al llegar a un centro y te enfrentas a lo que hay que hacer, hay muchas maneras de abordarlo. Dentro de que tenemos que evaluar y supervisar  si lo que se está haciendo en ese centro es acorde con la normativa y si no, orientar para que se trate de hacer en la parte más legal, Pero luego hay otra faceta que es mover en los centros procesos de mejora, que siempre es necesario motivar al profesorado; eso es lo difícil aprender".

J. M. Pérez: " Existe un gran desconocimiento sobre nuestro trabajo. Se sigue teniendo una visión antigua del trabajo de la inspección. La inspección debe ser una garantía de un servicio público. Debemos ser garantes de la prestación de un servicio en un ámbito democrático. Debemos dar fe de que las cosas ocurren de la manera adecuada y como complemento colaborar a que las cosas ocurran de manera adecuada. 
La manera adecuada tiene dos vertientes, el marco normativo por el que nos debemos regir por ser garantes de un servicio y el marco técnico, profesional". 

P. García: "La asociación surge en el 96-97 y surge por conflictos que originan que distintos profesionales inspectores como también  maestros y profesores decidieran en un principio tener un paraguas para tener voz pública y poderse defender. Surge una asociación muy diversa en el sentido de transversal y eso le da una identidad de intento de romper aislamiento, donde suele trabajar  tanto el profesor como el inspector en muchas ocasiones, para plantear que hay problemas compartidos que necesitan voces compartidas, y que hay lógicas en el funcionamiento diverso, la lógica del inspector, 
la del profesor o la del maestro. Ese romper aislamiento fue unas de las características desde el principio. 
Redes ha tenido un fuerte carácter crítico con la política educativa de turno, la que toque. No porque la ejerza tal partido o tal persona, sino por los contenidos de esa política. Ese carácter crítico intenta ser reflexivo, y por lo tanto generar buenas prácticas, ser foro y portavoz de buenas prácticas,  y que lo hemos concretado en un premio que creamos en el 2007 que es el Premio Isabel Álvarez al Compromiso con la Educación para personas o instituciones con un largo el recorrido en el compromiso por una educación democrática, igualitaria y comprometida".
  Sus intervenciones han sido muy interesantes y entre otros nos han explicado algunos de los aspectos más conflictivos de su profesión en esa posición de bisagra entre la administración y los centros y también nos han hecho un  acercamiento a esta profesión lo cual  ha servido para que todos nuestros  nuestros oyentes puedan situar mejor su figura  dentro del campo educativo.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

En primer lugar, estos inspectores son los que mas daños hacen a la educacion en Andalucia, y mas que profesinales, se trata de falsos gurus y estupidos profetas que están haciendo un daño irreparable a la educacion. No son especialistas en nada, tan solo hacen trabajar con burocracia a los docentes para justificar su trabajo.

Anónimo dijo...

El curso pasado los inspectores se comportaron como auténticos comisarios políticos indignos de ser llamados profesionales. Escrachearon a los profesores imponiendo ilegalidades, como pedir que en Bachillerato no se diese completo el programa de selectividad para así bajar el nivel y conseguir mejorar estadísticas de aprobados.

Anónimo dijo...

Cuando un inspector, perdon comisario político con el pseudónimo de inspector, venga y diga en una evaluación de segundo de bachillerato que no hay que impartir el programa de selectividad, y que lo único importante son las estadísticas, hay que exigir que esta ilegalidad esté por escrito y así si un padre protesta por no poder acceder su hijo a una carrera por no tener nota, demostrarle que la culpable es la inspección y que pueda exigirle en un proceso judicial responsabilidades.

Anónimo dijo...

Impresentables, solo les alimenta su ego personal.