Este es uno de nuestros programas

Itálica y Adriano


Para los pueblos de la Historia Antigua, situarse cerca de los ríos ha sido siempre un recurso muy utilizado, porque podía servirles de defensa y les abastecía las necesidades cotidianas. Más tarde estas vías serían   utilizadas como fórmula para el transporte de personas y materiales: utilizando troncos de árboles, pequeñas embarcaciones, barcazas, yates y hasta grandes buques mercantes. Algunas de estas poblaciones se convirtieron en grandes ciudades gracias al aporte cultural con el que fueron obsequiadas por los pueblos que la habitaron.
Una de estas grandes ciudades es la ciudad de Sevilla, surgida y atravesada por varios brazos del río. Sin duda antes que los romanos llegaran, ya era conocida por fenicios y cartagineses. Pero fueron los romanos los que vieron su potencial para convertirla en una gran ciudad.
Sin embargo, mientras que el Museo Arqueológico de la ciudad acoge muchas obras de arte de la cultura romana en la provincia,  en la capital, al aire libre, apenas si podemos ver algunas columnas de templos, restos de muralla o lápidas, ya que pueblos posteriores aprovecharon los materiales constructivos utilizados por los romanos para sus nuevas edificaciones.
Pero no todo está transformado. Muy cerca de la Colonia Julia Romula Hispalis, Publio Cornelio Scipión situó para su ejército la colonia Itálica de la que si podemos disfrutar hoy.

Juan Manuel Cortés Copete, Catedrático de Geografía e Historia, profesor en la Universidad Pablo de Olavide, investigador y Miembro del Consejo asesor de la candidatura de Itálica como Patrimonio Mundial de la Humanidad es nuestro invitado de esta tarde.
 J.M.C. –“Cuando el visitante ocasional va a Itálica está viendo, no solo el resultado de siglos de Historia, en realidad lo que se ve es el resultado de un proyecto de un hombre. El hombre que concibe ese proyecto es el emperador Adriano, que es el primer emperador que de manera sistemática se dedica a beneficiar a las provincias.  (…)
            Las riquezas de Itálica que la convierte en candidata a Patrimonio de la Humanidad  es que en ninguna otra ciudad del Imperio se puede ver ese proyecto unificador como en Itálica. Cuando nosotros entramos en Itálica lo primero que vemos es ese anfiteatro tenemos que ser conscientes de las dimensiones de ese anfiteatro, en la fecha en la que se construye ese anfiteatro solamente había uno más grande que él, que era el Coliseo de Roma, imagínense la desproporción de la obra En la bética no habían visto una cosa parecida y ahí se había levantado un anfiteatro con una capacidad para 30 mil espectadores, como un estadio de fútbol moderno.
            Lo segundo que vemos es que hay los restos de una muralla que están enmarcada por un seto y se pasa ya a unas calles. Nunca en Occidente se habían hecho las calles como se hicieron en Itálica. Primero se han diseñado  todas las manzanas, segundo se han hecho las alcantarillas y el trazado del aguas y tercero se han construido las casas. Cuando digo el trazado de las tuberías el agua, es que la Itálica antes de Adriano bebía de pozo o agua de lluvia, porque la inmensa ciudades del imperio, no tenían acueducto, e Itálica tampoco y Adriano les hace el acueducto que disminuye la tasa de mortalidad porque beber agua fresca es beber salud. Este acueducto traía el agua de la Sierra Norte.
Y en tercer lugar están los restos de un enorme templo de culto imperial con columnas de 12 metros de alto que estaban montadas sobre un basamento que con el techo vendría a tener unos 20 mts de alto. Una obra gigantesca en mármol. Nunca se había construido en mármol antes en Itálica. El mármol viene de las canteras imperiales de África, de Grecia, de Turquía. ¡Hay que imaginarse lo que significa miles de hombres trabajando! El techo era de mármol, imaginemos ¡cuántas toneladas pesaba eso!
¡En las termas cabían 6.000 personas a la vez! Con mucha dificultad podríamos encontrar un complejo termal actual de este tamaño.
¿Cómo se llenaba todo eso? 
La Itálica que está creando Adriano es una Itálica para toda la provincia. Hay días de fiesta de culto al emperador que ha sido el autor de esa obra donde vienen de toda la provincia a ver los espectáculos, a bañarse y a participar del culto en el templo y a disfrutar de una ciudad como ninguna otra del imperio”.
La Itálica que vemos hoy se debe de conservar para el futuro de la Humanidad.

No hay comentarios: