Este es uno de nuestros programas

CURSO ESCOLAR COVID




 

Comienza el curso escolar COVID

            El curso escolar que comenzó con muchas inseguridades, con temores, sin medidas extras, y va

 avanzando, según algunos con dificultades, según otros sin contratiempos.

            En el mes de Febrero pasado nos invadió un coronavirus, y hoy está prácticamente incrustado en nuestra sociedad; no hay ningún estamento que se libre de sus amenazantes efectos, y la escuela tampoco. El profesorado que durante los meses del confinamiento tuvo que aprender a preparar las clases virtuales, las correcciones y las evaluaciones,  tiene ahora que aprender a convivir con todos los riesgos que suponen las clases presenciales.

            Las medidas que la Consejería de Educación y de la Salud han puesto en marcha para hacer una escuela segura, libre de COVID, son escasas y probablemente son las mismas que en toda España. El alumnado de las etapas inferiores acepta de buen grado la mascarilla sin quitársela, los cursos superiores estarán vigilados para que no se las quiten pero eso no es todo lo que se necesita para que eviten ser contagiados o vehículos de contagio, el centro también tiene que cumplir requisitos.

Cada día las familias dejan a sus hijos en el centro, con la alegría de que están recibiendo las clases presenciales, pero muchas con la preocupación de que no vuelvan contagiados y se conviertan en agentes positivos en el grupo familiar.

Quién nos iba a decir que un virus iba a convertirse en la primera preocupación escolar.

Invitado: Miguel Rosa Castejón, Director del CEIP San José Obrero de Sevilla.

"Para la prevención nos dieron un protocolo y como teníamos que organizarnos. Ese protocolo intervenía personal sanitario, personal  de riesgos laborales, etc. Pensábamos que para el uno de Septiembre tendríamos el personal sanitario, el de riesgos laborales, pero no había nada. Era un protocolo con muy buenas intenciones pero difícil de llevar a la práctica porque no contábamos con los medios ni los recursos suficientes para que pusiéramos en marcha ese protocolo.

Después de comenzar el curso tenemos un referente de personal sanitario en el Centro de Salud para varios colegios y un Técnico de Riesgos Laborales que es la Delegación. Es decir no hay alguien para cada cole sino para bastantes coles. Entonces nos hemos quedado un poquito huérfanos, nos hemos quedado casi de responsables de lo que ocurra en el cole. Después han mandado un profesor de Apoyo Covid, que solamente lo han contratado hasta diciembre para apoyar al Coordinador Covid que puede ser el director del centro o el jefe de Estudios u otro cualquiera.

Nosotros hemos habilitado tres puertas para que entren por ahí y no haya aglomeraciones. En cada puerta hay un profesor con un termómetro que miden la temperatura a los niños cuando entran. A los padres les hemos hablado diciéndoles que por favor que si algún niño presenta un mínimo de fiebre que no lo traigan al colegio y hasta ahora eso se está respetando.

Y también en ese protocolo hemos desarrollado los espacios que hay que utilizar en los recreos y como van a estar en sus aulas. Hay cosas que son imposibles de organizar porque tenemos un comedor donde hay 200 niños con dos turnos y es casi imposible que estén separados por grupos burbujas.

Ahora estamos tanteando como funcionan las cosas pero no sabemos si lo estamos haciendo bien o no porque puedes hacer lo posible para que no se mezclen pero no se sabe.

El Ayuntamiento nos ha mandado una cuadrilla de limpieza que están funcionando bastante bien. Cuando hay un cambio de profesor en un grupo burbuja entran la desinfectan y la limpian y eso funciona muy bien.

Dividimos el patio en zonas y los niños lo respetan mucho, son muy buenos y responsables".

No hay comentarios: