Este es uno de nuestros programas

El Informe Pisa


            Hace unos días las noticias se hicieron eco de la publicación del Informe Pisa del año 2018 en donde se refleja el nivel de conocimientos del alumnado de 15 años de los países de la OCDE. Estos informes no es que sean muy conocidos por el ciudadano en general si no es porque se les dota de unos matices que mas que educativos son políticos. Cuando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico inicia estos Informes ya tiene un sesgo económico porque deduce que una buena formación dará una ciudadanía más capacitada para el desarrollo de los países. 
            Sin embargo, las evaluaciones no deben de utilizarse para clasificar o comparar sino que deben de servir para reflexionar sobre ellas y mejorar la práctica docente de forma que el alumnado progrese y supere las dificultades que haya tenido.
            En el caso de estos informes multinacionales, las valoraciones deberían de ir dirigidas a los países para que, después del análisis, se busquen las posibles causas o circunstancias que están detrás de los resultados y aplicar las medidas necesarias si hicieran falta.
             Pero se han convertido en un listado de puntuaciones comparativas que se utilizan de forma competitiva entre los países o las regiones de un mismo país.
¿Es que en algunas regiones o países los estudiantes son más listos que en otros? ¿Es que el profesorado trabaja menos porque tiene muchas vacaciones? Las personas que no analizan qué son los Informes Pisa se debaten en una serie de preguntas que vamos a intentar clarificar en la medida en la que nuestros invitados vayan colaborando y aclarándonos algunos conceptos básicos.
            ¿Qué hay detrás de los Informes Pisa? 
Nuestros invitados, Pedro García Ballesteros, inspector, cofundador de Redes y José María Pérez Jiménez, inspector, se han encargado de contestarnos.


             “Cuando salieron (los Informes Pisa) que es una evaluación internacional de primer nivel, coge a 600.000 alumnos, 79 países, solo en España intervienen 1000 centros y unos 35.000 alumnos, se cogió con mucho interés. Desde el principio decían que no se trataba de una evaluación externa del sistema, sino que se trataba de una fotografía de niños de quince años para reflexionar y cambiar las políticas educativas sobre aquellos aspectos que el informe detectara. La experiencia ha sido que a esta altura de 18 años de Pisa, no conozco que se haya cambiado ninguna política educativa por los informes Pisa, sino que muchas de las tendencias que venimos discutiendo y denunciando sobre cómo funciona el sistema educativo en España y en Andalucía, son tendencias que se han venido confirmando e incluso subrayando cada vez más. Es decir, el sentido que tenía Pisa de hacer una evaluación para cambiar cosas del sistema, no han funcionado. Las conclusiones son tan reiteradas y cansinas porque llegan a decir siempre lo mismo” (P. García)
             “Lo que no cabe duda es que las pruebas Pisa han gozado desde el año 2000 de una gran publicidad, entre otros motivos porque están auspiciadas y potenciadas por un organismo de mucho peso, la OCDE, y por tanto los medios se hacen eco de las mismas. Por otra parte las pruebas Pisa tienen tanta repercusión en los medios porque confirman la cultura del examen que tiene un gran calado en nuestra cultura educativa de los centros educativos, que  lo que se hace son exámenes. Se hacen exámenes que dan unas calificaciones a las cuales se les quiere dar un valor absoluto. 
Los centros son seleccionados con unos análisis estadísticos bastantes pormenorizados. Las muestras se seleccionan bien, son  representativas de zonas, de diferentes tipologías de extracción social y todos cumplen que son alumnos de 15 años” (José Mª Pérez)



Cambio climático


Miércoles del planeta
 ¿Qué hacen los jóvenes manifestándose en las calles de las ciudades de todo el mundo?
¿Por qué faltan a clase? No protestan por cambios de leyes educativas, ni por falta de centros, muchos de los jóvenes de hoy quieren llamar la atención a los políticos para que hagan políticas de protección para la Tierra.
            Los jóvenes temen por el futuro del planeta donde tienen que vivir. Este planeta, que aún estamos descubriendo, está cambiando su clima. Está produciendo más CO2  que nunca y contaminando la atmósfera, nuestra capa protectora. Y mientras los y las científicas  exponen en los foros la peligrosidad que esto representa para la vida de muchas especies en el planeta, y los gobiernos obligan a las grandes empresas a reducir las emisiones de CO2, el cambio climático continúa avanzando imparable.
            Y cada día más nos llegan noticias de desastres debidos al endurecimiento del clima, bien sean inundaciones debidas a las lluvias torrenciales, desertizaciones de zonas antes fértiles o las subidas de las mareas a niveles superiores a lo se tiene como previsible.
            Cualquier cambio que se produzca en cualquier parte del mundo, afecta al resto. Todos estamos conectados. Muchos y muchas jóvenes lo perciben ya como una emergencia climática y están alzando la voz para ser escuchados por los organismos mundiales. La respuesta la esperamos en la próxima Cumbre por el Planeta. Hoy Puerta Abierta da la palabra a La Juventud por el clima.
Invitada:   Marta Bordons.  Estudiante de Traducción, Interpretación y Humanidades. Representante del movimiento Friday for  Future.
-         “M. Bordons: Este movimiento (Friday for future) surge de manera espontanea en Agosto del año pasado, en Suecia con Gretta Thunberg, que hace la huelga estudiantil, empezó a faltar a clase para poner el punto en que había que cambiar las políticas. Llegó a Sevilla con la primera huelga mundial por el clima en Marzo. Pero desde hacía varias décadas había movimientos juveniles activos por el cambio climático, desde que la comunidad científica había estado advirtiendo sobre el cambio climático. La juventud ha ido escuchando y actuando, pero a raíz de las huelgas de Gretta Thunberg ha despertado con mucha fuerza a nivel global.
Hay muchas realidades distintas, porque aquí en Andalucía nos preocuparía más la
desertificación de nuestra tierra, sabiendo que según los datos científicos el 70% de España se va a convertir en desierto, con el mismo clima que el norte de África pero a otras activistas del movimiento les preocupa las inundaciones por ejemplo en Ámsterdam o en algunas islas de la Polinesia donde ya hay  islas sumergidas totalmente.
Las preocupaciones en cuanto a los desastres ambientales son  unas u otras dependiendo del contexto, pero la juventud está preocupada en torno al hecho de que la comunidad científica planetaria se haya puesto de acuerdo en que debemos de hacer algo y actuar para que la temperatura global media no aumente mas de 1,5º y no se está haciendo lo suficiente para detener eso. La juventud estamos todos de acuerdo en que las emisiones de CO2 tienen que descender”
-


Derechos de la Infancia



Hoy es un día en el que se recuerda la  Convención de las Naciones Unidas que consiguió acordar unos derechos para proteger a la infancia hasta los 18 años fueran del país que fueran.
            El compromiso de respetar sus derechos es también la obligación previa de conocerlos y reconocerlos dentro de la legislación de los países y exigir las condiciones necesarias para su cumplimiento.
            El derecho a tener una identidad, a tener una familia, a los cuidados médicos y a la salud. El derecho a recibir una educación de calidad y gratuita, el derecho a ser protegidos y a no ser explotados son algunos de los derechos que esta Convención acordó con carácter universal.
            El respeto a estos derechos por parte de los países nos da la imagen de su desarrollo en los principios de igualdad y seguridad en la atención a la infancia, pero desgraciadamente, con cierta frecuencia, aún escuchamos que se dan casos en los que se les infringen castigos  físicos cuando tenían que estar protegidos, se les separa cuando tenían que estar con su familia, o se les discrimina por venir de otro país o tener un color de piel diferente.
        Si estos derechos hacen alusión al compromiso de las políticas de todos los países, los centros escolares son por otro lado una de las instituciones donde se pueden poner de manifiesto la práctica de estos derechos y en donde se puede aprender a convivir  y a crecer con ellos.   
Invitados:

Miguel Rosa Castejón, Director del CEIP San José Obrero de Sevilla.
David Muñoz Villaraviz, profesor de Educación Física del Ceip San José Obrero de Sevilla y Coordinador de Proyectos.
M.R. –“Muchas veces la cultura dominante arrasa, y eso es casi inevitable, pero desde hace unos años las familias, dejaban al lado el ser de Colombia, de Rumania o de donde fueran y  eran más del San José Obrero. Es la cultura de la que se van impregnando de que tienen su propia identidad. Cuando se les propuso cambiar de nombre al centro, las familias querían seguir siendo y teniendo como referente a San José Obrero porque era su colegio y aunque fueran musulmanes no querían cambiar el nombre. Conseguir ese sentimiento de identidad y pertenencia es muy importante para nosotros, porque crea comunidad”

D. M. –“En nuestro colegio encontramos multitud de órganos para poder expresarse. En nuestro colegio funciona muy bien el Consejo de Delegados, donde se reúnen todos los delegados que tienen que escuchar las opiniones de sus compañeros y compañeras y después llevarlo, y con las soluciones volver a llevarlas a la clase. También participamos en Ciudades amigas de la Infancia y les pedimos opinión más estructural en el marco de la ciudad de Sevilla porque es muy importante”